Obama a John Glenn: el programa espacial es un derroche de dinero; Comisión del Congreso no concuerda

21 de julio de 2010

Obama le dice a John Glenn: el programa espacial es un derroche de dinero; la Comisión de la Cámara de Representantes rechaza el plan de Obama para acabar con la exploración espacial

21 de julio de 2010 — Durante una reunión en la Casa Blanca el lunes con el ex astronauta y ex senador demócrata John Glenn, el presidente Obama le dijo a este héroe estadounidense que el programa espacial es un desperdicio de dinero y que no nos podemos dar ese lujo, según fuentes que hablaron con Glenn después de la reunión. Describieron al presidente como "irrespetuoso e indiferente" y que cortaba a Glenn cuando hablaba. Caracterizaron la reunión como un "desastre".

Que nadie se sorprenda. El candidato Obama había exhortado a ponerle fin a los vuelos espaciales tripulados desde principios de su campaña electoral y solo decidió hacer unas promesas vagas de cambiar el curso, para poder ganar las primarias en Florida. El presupuesto que presentó la Casa Blanca al Congreso en febrero propone ponerle fin a la exploración tripulada. Esto fue rechazado contundentemente la semana pasada por los senadores responsables de autorizar el presupuesto para la NASA, y el lunes en la noche por la Comisión de Autorizaciones de la Cámara de Representantes.

El lunes ya tarde, el liderato bipartidista de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Representantes dio a conocer su borrador de proyecto de ley que autoriza el presupuesto de la NASA por los próximos cinco años. Fue patrocinado por el presidente de la Comisión, el demócrata de Tennessee, Bart Gordon, el veterano republicano de Texas, Ralph Hall, la presidenta de la subcomisión, la demócrata de Arizona Gabrielle Giffords, y el otro veterano republicano de Texas, Peter Olson. El proyecto de ley rechaza todas las acciones que ha propuesto la Casa Blanca para ponerle fin a la exploración espacial tripulada, y básicamente restablece el programa Constelación. Va más allá en este esfuerzo que el proyecto de ley de autorización del Senado, que se aprobó la semana pasada en Comisión.

El proyecto de ley de la Cámara de Representantes establece explícitamente que la exploración se debe llevar a cabo "de una manera en que se aprovechen las inversiones que se han hecho hasta la fecha en el Orión, Ares 1 y los proyectos de levantamientos pesados... en vez de descartarlos". El proyecto del Senado no es explícito en cuanto al Ares. El proyecto de ley de la Cámara de Representantes confirma la autorización del 2008 de la NASA, en donde se aprobó el Constelación e incluye explícitamente la exploración de la Luna. Para el año fiscal 2011 se autorizan tripulaciones comerciales por $50 millones de dólares —que en esencia castra el programa de tripulación comercial— en contraste con el proyecto de ley del Senado, que autoriza $612 millones.

La comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Representantes va a votar sobre las enmiendas el jueves en la mañana. Si se aprueban ambos proyectos de ley, el del Senado y Representantes, tendrá que haber una conferencia de comisiones para resolver las diferencias. Esto no debe ser difícil dado que el empeño es el mismo, y de diversas maneras los detalles no son significativos. Esta es realmente un acto de contención, para parar la destrucción de la NASA. Pero no habrá un programa real a la Luna o Marte hasta que Obama salga de la Casa Blanca.