Signo de los tiempos: 'Gracias a Dios por el Sinn Fein y las elecciones'

14 de febrero de 2011

14 de febrero de 2011 — El encabezado del artículo editorial del Irish Independent del domingo 13, que dice "No podemos pagar esta carga de la deuda, así que empecemos a hablar de incumplimiento", constituye otra manifestación del efecto que ha tenido la demanda clara del Sinn Féin —de quemar a los tenedores de bonos y no al pueblo— en definir la dirección de las elecciones generales del 25 de febrero. Este principio Glass-Steagall está en el corazón del manifiesto electoral del Sinn Féin, del cual se ha hecho eco la alianza izquierda unida, así como también una nueva alianza de Independientes que cruza las barreras izquierda/derecha, el bloque Nueva Visión.

"El elefante en el cuarto poco a poco se empieza a aclarar. Hasta ahora, había una situación extraña en donde la mayor parte de la comunidad internacional, de izquierda o derecha —excluyendo a los que trabajan para la Unión Europea (UE) o para el Fondo Monetario Internacional (FMI)— y una gran mayoría d la población irlandesa, sabían que el nivel de endeudamiento que enfrentaba este país no solamente era inmoral sino imposible" escribe Brendan O'Connor, quien se identifica a sí mismo como conservador. "Todo mundo estaba de acuerdo en que estaba mal que en una sociedad capitalista las deudas incurridas por un pequeño número de personas en el sector privado se convirtieran en una deuda pública deformante. Nomás nos dijeron que así tenía que hacerse".

Pero más allá del asunto moral obvio, escribe, "si para nosotros es imposible pagar esta deuda... entonces no solamente es deseable hacer algo al respecto sino que es absolutamente imperativo". Pagar la deuda ya ha destruido la economía irlandesa, escribe. Aunque trata de no tomar en serio "la versión bastante radical de la reestructuración de la deuda" que propone Sinn Féin, agrega no obstante "Gracias a Dios por el Sinn Féin y gracias a Dios por estas elecciones. Bastante lenta pero segura, la muralla de silencio sobre la reestructuración de la deuda se está viniendo abajo".

O'Connor destaca lo que se ha convertido en el problema central en las elecciones, que la deuda bancaria, a la cual se le acumula la deuda de los rescates, es imposible e inmoral, y que todos los partidos han empezado a llegar a esta conclusión. Su compañero columnista del Independent, Dave McWilliams, un banquero de inversiones, ha estado dando seminarios sobre este tema desde octubre, al que han asistido muchos de los candidatos que ahora contienden como Independientes. O'Connor escribe que el ministro de Finanzas Brian Lenihan abrió la puerta a un incumplimiento a hurtadillas al negarse a recapitalizar a los bancos la semana pasada. Hizo un llamado al partido Fine Gael para que "articule una política clara y abierta sobre la deuda imposible e injusta, y la lleve ante la población".

"Básicamente podría convertir esta elección en un referendo sobre los rescates y después ir ante Europa y decirles: 'Miren, esta es la voluntad del pueblo de esta república soberana. Esto es por lo que ellos votaron. Tenemos un gobierno fuerte con un mandato para hacer esto'. Y después se necesita no entrar en razones en las negociaciones con Europa. Porque siendo razonables no nos llevó a ningún lado. Segundo, en conjunción con todo esto, necesitamos dejar de aceptar el concepto de 'Oh, no pueden incumplir'. Alto total. Y necesitamos empezar a volvernos creativos".

La dirigente de Fine Gael Enda Kenney va a ir manaña a Alemania para discutir sobre la crisis con la canciller Angela Merkel.