El presupuesto anunciado por el gobernador "Gadafi" Walker aniquilaría la educación y acabará con los servicios de salud

4 de marzo de 2011

3 de marzo de 2011 — Mientras los manifestantes gritaban "¡Voto revocatorio!, ¡voto revocatorio!" afuera del capitolio, y los miembros de la Cámara de Representantes estatales demócratas se negaban a pararse cuando hizo su entrada, el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, presentó su plan de dos años para hacer recortes en el presupuesto por más de $1,250 millones de dólares en la ayuda estatal a las escuelas y los gobiernos locales, para reducir los gastos estatales en casi un 7%. La congresista demócrata Tamara Grigsby, miembro de la comisión conjunta de finanzas del congreso estatal, dijo que el presupuesto de Walker representa "una aniquilación absoluta de la educación en el estado. Se va a perder gran parte del servicio de salud absolutamente".

El presupuesto de Walker incluye casi un 9 por ciento de recorte en la ayuda al sistema escolar, que equivaldría a una reducción de casi $900 millones de dólares. El gobernador también propuso la obligación de que los distritos escolares reduzcan su comisión sobre el impuesto a la propiedad en $550 por alumno en promedio, una maniobra que hará más difícil para las escuelas reponer el dinero perdido. Además, las ciudades recibirían casi $60 millones menos en ayuda, un recorte de 8.8%, en tanto que los condados perderán más de $36 millones, una reducción del 24%. No se les va a permitir aumentar sus impuestos a la propiedad excepto cuando se trata de nuevas construcciones.

Walker propuso también un recorte a Medicaid [el programa de atención médica gubernamental para la tercera edad] de $500 millones, lo que se lograría mediante diversos cambios que incluyen aumentar la parte proporcional que paga el usuario y los deducibles, además de requerir que los participantes en SeniorCare se inscriban en el Medicare Parte D.

Brian Austrin, un dirigente del sindicato de policías de Madison, dijo sobre el presupuesto que, "es como tratar de arreglar una pequeña filtración en el techo de tu casa, prendiéndole fuego a toda la casa".

El alcalde de Milwaukee, Tom Barret, quien contendió contra Walker y perdió las elecciones, le envió una carta al gobernador donde cuestiona el que el gobierno del estado pueda forzar a los empleados de los gobiernos locales a aumentar sus pagos por pensiones. El procurador de la ciudad de Milwaukee Grant Langley, emitió su opinión legal diciendo que el proyecto de ley viola la Constitución de Wisconsin, la cual dispone que los gobiernos locales puedan fijar sus propias normas sobre pensiones.

En Madison, un juez de circuito emitió una orden de restricción temporal el martes, que exige que el gobierno de Walker reabra el Capitolio al público. Tres sindicatos habían presentado una petición solicitando que se reabriera.

El miércoles, los senadores republicanos aprobaron una resolución para multar a los 14 demócratas que huyeron del estado el pasado 17 de febrero en oposición al proyecto de ley de Walker. La multa es de $100 cada vez que el Senado está en sesiones y ellos no estén presentes.