La iglesia católica de EU apoya a los trabajadores de Wisconsin

4 de marzo de 2011

3 de marzo de 2011 — El 16 de febrero, el arzobispo Jerome E. Listecki de la Arquidiócesis de Milwaukee dio a conocer una declaración a nombre de la Conferencia Católica de Wisconsin, en la que apoya los derechos de los trabajadores, incluyendo el derecho a formar y pertenecer a sindicatos y otras asociaciones. La declaración insiste en que los tiempos difíciles no anulan la obligación moral que cada uno de nosotros tiene de respetar los derechos legítimos de los trabajadores. La declaración cita el hecho de que el Papa Benedicto XVI, establece en Caritas in Veritate: " Por lo tanto, los repetidos llamados a promover las asociaciones de trabajadores que puedan defender sus derechos tienen que honrarse hoy más que nunca antes en el pasado. (#25) In Laborem Exercens, el papa Juan Pablo II califica las asociaciones laborales como un elemento indispensable de la vida social, especialmente en las sociedades industrializadas modernas, pero también le recuerda a los sindicatos que deben garantizar los derechos justos de los trabajadores dentro del marco del bien común de la sociedad como un todo.(#20)’’.

El obispo Stephen E. Blaire de la diócesis de Stockton, presidente de la Comisión sobre Justicia Doméstica y Desarrollo Humano de la Conferencia de Obispos Católicos de EU emitió después una declaración de apoyo a la Conferencia Católica de Wisconsin, en la que escribe:

"La situación en Wisconsin no es única. Otros estados y el gobierno federal también enfrentan desafíos atemorizantes de déficits presupuestales crecientes y cómo asignar cargas y compartir sacrificios de manera que reflejen los principios de la justicia social, equidad económica y sabia administración. Sus esfuerzos por compartir las enseñanzas consistentes de la Iglesia en medio de esta controversia son un ejemplo para todos nosotros de cómo aplicar nuestros principios morales a los signos de los tiempos. La enseñanza católica y sus declaraciones nos recuerdan que estos no son solo conflictos políticos o alternativas económicas; son alternativas morales con enormes dimensiones humanas. Los debates sobre la representación laboral y las negociaciones colectivas no son solo asuntos de ideología o de poder sino que involucran principios de justicia, participación y cómo los trabajadores pueden tener voz en su sitio de trabajo y en la economía".

"Como escribió el papa Juan Pablo II en 1981, un sindicato constituye un factor constructivo del orden y la solidaridad social y es imposible ignorarlo. (Laboren Exercens # 20, énfasis en el original)".

"Rogamos porque los dirigentes y la población de Wisconsin —y de toda la nación— respondan a su llamado a todos —legisladores, ciudadanos, trabajadores y sindicatos— para que vayan más allá de las palabras y acciones divisivas y trabajen juntos, para que Wisconsin pueda recuperarse de una forma humana de su actual crisis fiscal. Les escribo para asegurarles que sus hermanos obispos están con ustedes, en tanto que comparten las enseñanzas católicas sobre los trabajadores y sindicatos y hacen un llamado al dialogo, respeto mutuo y la búsqueda del bien común como una forma de salir adelante en estos días difíciles".