Llamado a una auditoria sobre la deuda apunta hacia la ilegitimidad de la deuda

9 de marzo de 2011

8 de marzo de 2011 — Un coro de voces cada vez mayor, a nivel internacional, pone en tela de juicio la legitimidad y legalidad misma de la burbuja de la deuda especulativa que crearon Londres y Wall Street. En algunos casos, si bien no en todos, está muy presente la idea de una reorganización del sistema financiero internacional al estilo Glass-Steagall que propone LaRouche, sin lo cual no serviría para nada una auditoria.

El 3 de marzo, el Comité sobre la Deuda del Jubileo —que originalmente se estableció con un fuerte apoyo del Vaticano frente al jubileo del 2000— dio a conocer un llamado internacional para que se audite la deuda de Grecia para determinar que partes son ilegitimas y por lo tanto no deben pagarse. El llamado se refiere al precedente establecido por "una auditoria en Ecuador en el 2008 [la cual] alentó al presidente Correa para incumplir con parte de la deuda más injusta de Ecuador, lo que llevó a que los acreedores la borraran de sus libros". (EIR informó sobre esta auditoria en un artículo de su edición del 26 de diciembre de 2008, "Ecuador declara una moratoria parcial a su deuda"). El último llamado de Jubileo está firmado por 200 economistas, activistas, parlamentarios de varias partes del mundo y otros, incluyendo dos ex miembros del gabinete ecuatorianos (Pedro Páez y A. Acosta), Jean Ziegler de la ONU, Dennis Halliday de Gran Bretaña, el economista estadounidense M. Weisbrot, y algunos otros de la izquierda más radical o del espacio exterior, como Noam Chomsky.

Las fuerzas nacionalistas en Irlanda también se hicieron eco del llamado del Jubileo, y exhortaron a que se haga lo mismo en Irlanda. El economista David McWilliams dijo que la auditoria debe hacerse a la par que "un referéndum sobre pagarle a los banqueros y los accionistas" —una propuesta que la mayoría identifica con el Sinn Fein de Gerry Adams— y que "podríamos nosotros sentar un ejemplo para toda Europa". Fintan O'Toole y otros economistas y sindicalistas irlandeses firmaron también el llamado, según Euobserver.com, que también nota que "cualquier repudio sustancial de la deuda perforaría muchos huecos en el balance general de los bancos de la zona del Euro que hicieron la mayor parte de los préstamos".