Actualización de la huelga de masas en Alemania

12 de marzo de 2011

11 de marzo de 2011 — El sindicato de maquinistas de locomotoras (GDL) empezó su huelga nacional, parando el 90% de todos los trenes de carga durante 14 horas, y 80% de los trenes de transporte de pasajeros durante 6 horas. Los trenes de alta velocidad quedaron paralizados en las principales intercepciones en Berlín, Hamburgo, Colonia, Frankfurt, Stuttgart, Nuremberg y Munich. La moral de los huelguistas es alta, ya que un 96% de los maquinistas de locomotoras votó a favor de la huelga.

Muy pronto esta podría ser la situación en el sector público de Alemania: si los gobiernos de 14 estados no hacen propuestas aceptables a los trabajadores y empleados del sector público en las pláticas de hoy en Potsdam, el sindicato de trabajadores empezará el viernes 11 de marzo una votación sobre irse a la huelga que se espera también tenga una alta votación a favor de la huelga. Así que en algún momento de la próxima semana, pudiera haber huelgas grandes de los maestros, policía, bomberos, empleados administrativos, científicos y otros.

En el frente de los biocombustibles, millones de automovilistas siguen boicoteando el combustible E-10, a pesar de la propaganda del gobierno y de la industria de los combustibles, y el frente de boicot se está nutriendo con muchos grupos ambientalistas, como los protectores del bosque tropical, que están denunciando ahora los biocombustibles porque acaban con los bosques y la agricultura por igual. Para los Verdes, esto plantea un problema serio con una gran parte de la base de su partido; quizá esto explique el por qué en los últimos días, los lideres Verdes han estado alegando que ellos siempre estuvieron en contra de los biocombustibles desde un principio. También hay que prestar atención a la creciente campaña de "No Carguen con Hambre sus Tanques" de la organización Pan para el Mundo, relacionada a la iglesia, que ha emitido en los últimos días varios comunicados denunciando los biocombustibles porque empeoran drásticamente el abasto mundial de alimentos. El trigo que se usa para producir el combustible que llena dos tanques de gasolina de un carro promedio, destaca la organización, podría ser suficiente como para alimentar a una persona durante todo un año.

En entrevista con Wirtschaftswoche, Hans Heinrich Driftmann, presidente de Koelln Flocken (importante productor de avena cocinada en Alemania) y presidente de la asociación nacional de cámaras de industria y comercio, advirtió en fuertes términos que los biocombustibles acaban con el abasto de alimentos: "Yo me temo que de aquí a tres años a lo sumo, pudiéramos enfrentar una catástrofe de hambruna mundial. La crisis de la tortilla en el 2007-2008 no fue más que el preludio. Los disturbios actuales en el norte de África tuvieron muchas razones, pero un detonador fue el alza en los precios de los alimentos. Europa está amenazada por el ataque de millones de refugiados hambrientos y debe estarse preparando para esto".