Ingenieros nucleares japoneses toman medidas de seguridad para estabilizar los reactores afectados por el terremoto y el tsunami

14 de marzo de 2011

12 de marzo de 2011 — Un conjunto de seis reactores de Fukushima Daiichi (con una capacidad de 4,596 megavatios de generación de energía) y los cuatro reactores adyacentes de Fukushima Daini (con capacidad de 4,268 MV de generación) víctimas del terremoto masivo de 8.9 grados en la escala de Ricther, y las olas de tsunamis que siguieron a continuación, fueron objeto de atención de los ingenieros y técnicos de la Compañía de Energía y Electricidad de Tokio (Tepco)

De los seis reactores Fukushima Daiichi, tres estaban operando, en tanto que todos los cuatro reactores de Fukushima Daini estaban en operación cuando golpeó el terremoto. Tres de los reactores Daiichi y cuatro de los reactores Daini se apagaron automáticamente y los ingenieros comenzaron a disipar el calor residual con la ayuda de los generadores de emergencia de diesel. Sin embargo, esto se paró abruptamente cuando el agua del tsunami inundó la zona. Durante varias horas el enfoque de trabajo principal en el sitio era conectar los suficientes módulos de energía portátil que reemplazaran los diesel y permitir la operación completa de los sistemas de enfriamiento.

Sin la suficiente energía en los sistemas de enfriamiento, el calor de desintegración de los núcleos del reactor de las unidades 1,2 y 3 redujeron gradualmente los niveles de agua de enfriamiento por la evaporación. El aumento consecuente de la presión en el circuito de enfriamiento se pudo controlar mediante las válvulas de liberación de presión. Sin embargo, esto llevó a un aumento en la presión dentro del contenedor del reactor. Tepco dijo que la presión dentro del contenedor del Fukushima Daiichi 1 alcanzó los 840 kPa (kilopascales, unidad de medida de la presión), comparado con los niveles de referencia de 400 kPa.

En ese momento Tepco decidió bajar la presión dentro del reactor mediante la liberación controlada de aire y vapor de agua a la atmósfera. Debido a que esta agua había pasado por el núcleo del reactor, esto inevitablemente significaría una cierta liberación de radiación. Tepco confirmó que estaba en el proceso de liberar presión en la unidad 1 a la vez que se preparaba para hacer lo mismo en las unidades 2 y 3. Las cámaras de la televisión japonesa conocedoras de la planta capturaron una explosión dramática en torno a la Unidad 1. Entre la visible liberación de la presión y una nube de polvo fue imposible saber el alcance del daño. La estructura externa del edificio no funciona como contenedor. El contenedor del reactor nuclear es una unidad sellada de acero especial de 8 pulgadas de grosor, que no sufrió ningún daño. El secretario del gabinete de Japón, Yukio Edano, apareció en TV para aclarar que la explosión había dañado las paredes y el techo del edificio del reactor, pero que no había afectado la vasija del reactor.

Los monitoreos de Fukushima Daiichi 1 ya habían mostrado un aumento en los niveles de radiación detectados que salen de la planta a través del tubo de escape de los gases y el canal de desechos. Funcionarios de Tepco dijeron que la cantidad de radiación en las inmediaciones del sitio excede ahora los límites regulatorios lo que desencadenó toda una nueva serie de precauciones de emergencia. También significó que el incidente se ha clasificado a Nivel 4 en la Escala de Eventos Nucleares Internacionales (INES), un 'accidente con consecuencias locales'.

Para proteger a la población de posibles efectos en la salud por los isótopos de yodo que pudieran potencialmente ser liberados, las autoridades están preparando la distribución de tabletas de yodo-potasio no radioactivo. Esto lo absorbe rápidamente el cuerpo y su presencia evita que se absorba el yodo si la población se ve expuesta a el. En las últimas horas se han extendido las ordenes de evacuación de los residentes locales y ahora cubre a la población que vive dentro de un perímetro de 20 kilómetros de la planta de energía.

Posteriormente, las autoridades de Tepco inundaron el edificio exterior del contenedor con agua de mar y acido bórico, que se usa para desactivar las reacciones nucleares. Tepco tuvo que suspender las operaciones en el tiempo en que se estaba prediciendo otro tsunami, pero se reanudaron los trabajos después de que todo se aclaró.

Mientras tanto en el adyacente Fukushima Daini, en donde se apagaron cuatro reactores por seguridad después de que golpeó el terremoto, Tepco ha notificado al gobierno de otro nivel de emergencia y anunció que ha decidido prepararse para realizar liberaciones controladas para aliviar la presión en los contenedores de las cuatro unidades en Fukushima Daini.