La Cámara de Representantes recorta el financiamiento del Centro de Alerta de Tsunamis en el Pacífico

1 de abril de 2011

31 de marzo de 2011 — El presupuesto aprobado por la Cámara de Representantes recorta drásticamente hasta en un 30 por ciento el financiamiento al Servicio Nacional Metereológico, que opera el Centro de Advertencias de Tsunamis en el Pacífico, en Ewa Beach, Hawai.

Al presentar testimonio el 17 de marzo ante la comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Representantes, el secretario de Comercio del gobierno de Obama, Gary Locke, dijo que el proyecto de ley reduciría en un 16% el financiamiento del sistema de alerta anticipada de tsunamis. Eso daría como resultado que los trabajadores verían reducidas sus horas de trabajo a 32 horas a la semana y el cierre de la oficina de pronósticos en Honolulu durante un mes al año, según el dirigente de la Organización de Empleados del Servicio Metereológico Nacional.

Según el Servicio Metereológico Nacional, el centro pudo lanzar su primera advertencia unos 9 minutos después de que se sintiera el terremoto, y sus cálculos sobre el tiempo para que el tsunami golpeara ese estado fueron bastante acertados. La operación hermana del centro en Alaska se las arregló para que difundir su advertencia en ese estado y la Costa Oeste en 21 minutos.

En comparación, el sistema de alerta anticipada de Japón generó una advertencia en menos de 3 minutos. Así que, en todo caso, el sistema actual de EU tiene que mejorarse drásticamente.

El presidente de la Organización de Empleados del Servicio Metereológico Nacional, Dan Sobien, dijo que los recortes en el financiamiento se podrían traducir en una semana de cuatro días para los empleados del centro y pudiera significar que en todo momento solo hubiera una persona en servicio, la mitad del nivel de personal actual. Esto significa que habría problemas, dijo, si hubiera un tsunami generado localmente, cuando hay muy poco tiempo para hacer circular advertencias.

Recientemente, un controlador aéreo se quedó dormido en el Aeropuerto Nacional Reagan, debido a una falta de personal similar. Dos aviones se vieron forzados a aterrizar sin guía. Dejar de emitir un alerta de tsunami, si se queda dormida la única persona que está en servicio en el Centro de Advertencias de Tsunami en el Pacífico, si sería algo demasiado costoso en términos reales.