El reto de la humanidad

5 de abril de 2011

1 de abril de 2011.

El siguiente es un comentario ampliado del Informe Semanal de LaRouchePAC (en inglés, LPAC-TV Weekly Report, al cual se puede acceder haciendo clic aquí).

Apreciado simpatizante de LaRouchePAC:

Si pudieras ver este preciso momento de la historia "desde arriba", ¿que observarías?

Al contemplar a la especie humana desde el punto de vista de varios centenares de años en el futuro y, quizá, desde una distancia de varias galaxias, ¿cómo describirías la difícil situación actual de nuestra especie? Verías una humanidad desafiada por una crisis mucho más grande de lo que la mayoría de sus miembros están inclinados a pensar típicamente. Desde arriba, habrías observado el desarrollo de la galaxia de la Vía Láctea, a partir de cualquiera que haya sido la forma seminal en que nació, y el florecimiento dentro de ella de innumerables estrellas, una de ellas destinada a dar nacimiento, más adelante en el desarrollo de la galaxia, al diminuto planeta Tierra. En el breve transcurso de cuatro mil millones de años habrías observado el rápido desarrollo de ese planeta, a través de la aparición y extinción cíclica de especies, fluctuando tal vez con la sacudida rítmica del ligero movimiento oscilatorio de esa estrella, casi imperceptible desde tu punto de mira, entrando y saliendo del plano de esa galaxia. Habrías visto un proceso de transformación fantásticamente intrincado con el florecimiento y decadencia de miríadas de variedades entrelazadas de materia viviente, esculpiendo la imagen de dicho planeta con sus actividades, desechos y, en últimas, sus cuerpos moribundos, al esfumarse en el suelo y los gases que componen la corteza y atmósfera terrestres en evolución constante.

De repente, a la mitad de la 64ava sacudida a través del disco galáctico, notarías la casi milagrosa aparición de un Hombre conciente de si mismo que, para ti, desde arriba, parecería manifestar ese proceso entero, como concentrado en millones y luego miles de millones puntos diminutos. Verías una aceleración increíble de actividad y desarrollo sobre la superficie de ese diminuto planeta, marcada por el florecimiento y desplome de civilizaciones, al enfrascarse la humanidad en una lucha por el reconocimiento de su naturaleza como el primer ser en ese universo con la capacidad de alzar la vista... y vería en este preciso momento de la historia una humanidad zarandeada por vez primera por los procesos responsables de arrasar con tantas especies inferiores; procesos que crearon las montañas y los suelos y aire respirable a partir de sus restos diseminados.

Verías una humanidad desafiada a entender —y gobernar— los procesos masivos que, actuando a escala galáctica, dieron lugar a la titilación periódica de ese Sol, y que con su movimiento más ligero da origen a volcanes y temblores capaces de aplastar ciudades y civilizaciones enteras. Escucharías los argumentos de un Presidente narcisista demente, dirigido por intereses que insisten en que la humanidad se comporte en esta crisis —y se extinga— como todas las muchas otras especies animales que precedieron al Hombre. Pero, ¿verías a la humanidad sobrevivir a este desafío? O ¿verías otra civilización aplastada y no ponerse a la altura del reto presente una vez más por otros 62 millones de años?

Ésta es la perspectiva desde la cual debiéramos contemplar la batalla política actual. La remoción de Obama no es simplemente una cuestión "política’’; es una cuestión de la sobrevivencia continuada de la raza humana. Hemos dado nuestros primeros pasos tentativos fuera de este planeta, apartándonos de nuestra ascendencia animal, hacia nuestro verdadero destino extraterrestre, con el programa Apolo de Kennedy... sólo para vernos derrumbar de nuevo en la conducta bestial del imperio, la globalización y el libre comercio, después de su asesinato. ¿Estaremos en condiciones de recuperarnos de las últimas varias décadas desastrosas? ¿O más bien veremos cómo Obama y sus controladores terminan con los pocos restos de nuestra presencia mas allá de la superficie de la Tierra, para dejarnos sufrir a ciegas frente a los procesos todavía poco entendidos que recientemente han acarreado tanta destrucción en Japón, y que amenazan todavía mucho más ahora en Estados Unidos en los meses venideros?

Las medidas necesarias para evitar este desastre se encuentran en la discusión con Lyndon LaRouche de ayer.

Quienes deseen ver que la humanidad sobreviva, aporten su mente y su dinero a esta pelea hoy mismo. Contribuye a LaRouchePAC, ahora. Si ya lo has hecho, contacta a un represente local y entérate qué más puedes hacer para ayudar a organizar para asegurar el futuro de la humanidad. Tus nietos te lo agradecerán.

Sky Shields

Proyecto del "Sótano’’ de LaRouchePAC