Obama ataca los fundamentos de la defensa de EU, ¡militar, económica y galáctica!

6 de abril de 2011

1 de abril de 2011 — La creación de la Academia Militar de West Point y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército (ACE, por siglas en inglés) fue resultado directo de la colaboración de Estados Unidos con los elementos antibritánicos en Europa para derrotar al imperio británico. Es esa tradición la que está atacando directamente el títere del imperio británico Obama con sus ataques genocidas a la ciencia estadounidense, desde la NASA hasta el ACE. La tradición del ACE ha estado bajo ataque desde hace décadas, y los recortes de Obama para el año fiscal 2012 son la última puntilla. Según una fuente de inteligencia bien informada en Washington, está programado reducir el ACE a una "salita de contratación" de los contratistas, si no es que privatizarlo completamente. Esto sería la culminación de las esperanzas de siglos de los británicos, promovida por los voceros británicos como el Instituto Cato y el publicista del imperio británico, Niall Ferguson.

En 1816, en la secuela de la guerra de 1812, en donde Estados Unidos había derrotado una vez más al imperio británico, dos jóvenes oficiales del Ejército Estadounidense, Sylvanus Thayer y William McRee, ambos veteranos de la guerra de 1812, fueron a París, Francia, en una misión crucial para el futuro de Estados Unidos. Fueron enviados para rescatar la ciencia y tecnología que había desarrollado la facción republicana de Francia en la Ecole Polytecnique para traerla de vuelta a Estados Unidos. Se necesitaría desesperadamente en ese momento, luego de que el imperio británico podía dejar de prestar atención al recientemente derrotado Napoleón para hacer otro intento de arruinar a Estados Unidos independiente usando el libre comercio e inundando Estados Unidos con sus manufacturas al costo, con el fin de estrangular el desarrollo de las nuevas industrias americanas.

Estados Unidos necesitaba desarrollar sus capacidades productivas —tanto industriales como agrícolas— pero solo tenía unos cuantos ingenieros autodidactas. No existía ninguna escuela estadounidense que pudiera enseñar las capacidades científicas y técnicas que se requieren para un realizar un inmenso programa de mejoras internas. Esas capacidades fueron las que trajo Thayer de regreso para revivir el Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

El presupuesto para ACE del Año Fiscal 2012 de Obama, de $4,600 millones de dólares, reduce las entidades del ACE, ya de por si con un déficit en sus requerimientos, para recortar el presupuesto en unos $840 millones, o un 15%. El financiamiento para el ACE alcanzó su momento más alto en el Año Fiscal 2010 (AF10) con unos $5,500 millones, que fue la última vez que el Congreso aprobó realmente un presupuesto. La mayor parte de los recortes serán en el programa de construcción del ACE, que se reduce de $2 mil millones en el AF10 a $1,480 millones para el 2012 (AF12), y en el programa de Control de Inundaciones y del Río Misisipí, que se reduce a $210 millones en el AF12, de $340 millones en el AF10.

En la audiencia del 31 de marzo, ni los miembros de la Subcomisión de Transporte e Infraestructura de la Comisión de Medio Ambiente y Trabajos Públicos del Senado, se creyeron que fuera creíble el presupuesto propuesto para el ACE. El presidente de la subcomisión, el demócrata Max Baucus (Dakota del Norte), caracterizó las propuestas de lo que se supone que debe hacer el Cuerpo con $4,600 millones como "vagas", y aunque varios funcionarios altos del Cuerpo hablan de que tan grave es el problema del envejecimiento de las represas y esclusas, no tienen planes para realmente recapitalizar esa infraestructura pasada de moda.

El problema es que la misión original del Cuerpo de Ingenieros para el desarrollo nacional, remontándonos hasta su fundación en 1802 y derivada de discusiones incluso anteriores encabezadas por gente como George Washington, ha estado bajo asalto durante décadas. El general Douglas MacArthur había sido entrenado como ingeniero y promovió esta tradición, pero fue atacado virulentamente en los 1950. El geopolítico Samuel Huntington en su libro de 1957, "El Soldado y el Estado", pone el grito en el cielo contra lo que califica de "tecnicismos", como le llama al enfoque original de la Academia Militara de EU en la ingeniería. Huntington quería reducir al oficial militar estadounidense a un profesional entrenado en la "gestión de la violencia" que recibe órdenes de la dirección civil sin cuestionarlas, así como lo exigía Adolfo Hitler de los cuadros profesionales de la Wehrmacht. El general Maxwell Taylor fue superintendente de West Point a principios de la década de 1950, 30 años después de MacArthur, y comenzó con el viraje de la academia para alejarla de la ingeniería antes incluso de que Huntington escribiera su libro infame (Taylor llegó a ser más infame aún por los ataques a diestra y siniestra que se sucedieron en Vietnam a mediados de la década de 1960).

Todavía queda una escuela de ingeniería en West Point, pero la mayor parte de la alta oficialidad del Ejército es producto del Departamento de Ciencias Sociales. El general Pete Chiarelli, el actual subjefe del Estado Mayor del Ejército, daba clases en el Departamento de Ciencias Sociales (conocido como "Sosh" en la jerga del Ejército) en la década de 1980, y sus productos emblemáticos son personas como el general David Petraeus, que pudiera ser una "experto" en relaciones internacionales y en doctrina de contrainsurgencia, pero que no podría construir ni un puente aunque su vida dependiese de ello. Pocos de los altos oficiales del Ejército son realmente ingenieros, porque no se ve como una buena trayectoria para hacer carrera.