¡Estamos haciendo historia! Informe de la Asamblea General de la Unión de Geociencias Europeas

12 de abril de 2011

11 de abril de 2011 — El jueves 7 se realizó la Asamblea General de la Unión de Geociencias Europeas, en Viena, Austria. La serie de conferencias que se extendió por todo el día, estuvieron presididas por los científicos italianos Pier Francesco Biagi, Tommaso Maggipinto y el japonés Masachi Ayakawa (quien estuvo representado por un sustituto debido a que tuvo que quedarse en Japón), puso de manifiesto que la colaboración mutua de una red de científicos sobre terremotos circundando el globo, puede aplicar exitosamente el principio de Kepler en su Armonía del Mundo para el pronóstico de terremotos, a pesar de que el genocida Barack Obama pronunció una virtual prohibición en contra de su trabajo, y a pesar de la negativa general a financiarlos en Estados Unidos y en Europa.

Extractos de más de una docena de sus presentaciones están disponibles en http://meetingorganizer.copernicus.org/EGU2011/ oral_programme/6660

A continuación dos presentaciones de lo más emocionante e indicativo de todo el esfuerzo. Un equipo encabezado por Dimitar Ouzounov de la Universidad Chapman, California, y que incluye representantes de Japón, Taiwán, del centro Goddard de la NASA, junto con Michel Parrot de Francia, asociado al satélite DEMETER, dio una presentación titulada, "Sensores Integrados, Análisis y Validación de las Señales Atmosféricas Asociadas con Terremotos Grandes".

El resumen dice: "Los recientes terremotos catastróficos en Italia (abril 2009), Haití (enero 2010) y Chile (febrero 2010) han renovado el interés por la cuestión importante sobre la existencia de señales previas a los terremotos grandes. Los últimos estudios (taller VESTO. Japón 2009) han mostrado que existen señales atmosféricas precursoras que se observan en tierra y en el espacio asociadas con varios de los terremotos recientes. La cuestión principal, que todavía se debate entre la comunidad científica, es si existen señales que preceden de modo sistemático a los terremotos grandes. Para abordar este problema hemos empezado a estudiar las señales atmosféricas anómalas durante la ocurrencia de terremotos grandes".

"Nuestro enfoque se basa en integrar varios parámetros ambientales y físicos (radiación térmica infrarroja, concentración de electrones en la ionosfera, actividades iónicas de Radón, temperatura del aire y sismicidad) que se encontró estaban asociadas con los terremotos. Usamos observaciones satelitales y en tierra y las integramos al modelo Acoplo Litósfera-Atmósfera- Ionosfera (LAIC). Se realizó una detección retrospectiva en tres diferentes regiones altamente sísmicas: Taiwán, Japón y Kamchatka, en el periodo 2003-2009. Usamos los datos satelitales térmicos existentes (Aqua y POES); los datos atmosféricos in situ (NOAA/NCEP); y los datos sobre variabilidad ionosférica (GPS/TEC y DEMETER). La primera parte de esta validación incluye 102 terremotos importantes (mayores a la escala 5.9); y cinco de los acontecimientos globales más recientes del 2008 al 2010. Nuestros resultados iniciales sugieren la aparente aparición de anomalías atmosféricas cerca del área del epicentro, de 1 a 5 días antes de un terremoto grande, lo que se podría explicar por un proceso de acoplamiento entre los parámetros físicos observados y los procesos de preparación del terremoto".

Un equipo encabezado por Gerald Duma de Viena, que incluye a Friedemann Freund del Centro de Investigaciones Ames de la NASA, Max Lazarus de Lancaster, Reino Unido y Robert Dahlgren de Lisboa, presentaron lo que ellos llamaron modestamente, "Nuevos resultados sobre el impacto solar sobre la sismicidad terraquea", un descubrimiento fundamental en la determinación geomagnética solar de los terremotos, en la dirección que apuntan los recientes videos de LPAC.

Su resumen dice: "La sismicidad en la corteza de la tierra exhibe una notable y sistemática dependencia diaria y estacional (por ejemplo, Conrad 1932: Duma & Vilardo, 1998; Duma & Ruzhin, 2002; Lipovics,2005; Schekotov et al, 2005). Dado que solo la actividad del Sol puede causar esta correlación, obviamente nos enfrentamos aquí a un poderoso mecanismo de acoplamiento solar-terráqueo. Esto se confirma con los reportes, que indican que la actividad sísmica varía en el mismo ciclo de 11 años que las manchas solares.

"En particular las variaciones magnéticas estacionales y diarias inducidas por el Sol, grabadas en los observatorios geomagnéticos, se correlacionan con una gran significancia con los ciclos regionales diarios y estacionales de la actividad sísmica (Duma & Freund, 2008; Rabeh, 2010). Esto apunta a una fuerte interacción electromagnética que afecta las zonas sismogénicas en la litósfera terrestre".

"Para estudiar más estrechamente el impacto solar sobre la sismicidad comparamos el índice magnético Kp con la energía sísmica liberada en una amplia gama de regiones sísmicamente activas. Kp caracteriza las perturbaciones del campo magnético planetario, causadas especialmente por la radiación de partículas solares, el viento solar. ISIGI de Francia ha estado publicando continuamente los índices Kp, emitidos cada tres horas en promedio, desde 1932.

"Nuestro estudio cubre tres regiones de tamaño continental, usando el catálogo de terremotos USFS (PDE). Para las latitudes entre 35 y 60 grados N se encontró que existe una correlación altamente significativa entre el Kp y la energía sísmica anual liberada. Para el período de 1974-2009 los ciclos Kp siguieron los ciclos de las manchas solares de 10-11 años, pero con un retraso de unos 3 años, y la sismicidad siguió de cerca los ciclos Kp.

"En cuanto al continente de Norte América, la cantidad total de energía sísmica liberada por año cambia con los Kp por un factor de hasta 100. Por ejemplo, en los años de altos Kp hubo hasta un M7, cuatro M6 y treinta M5 eventos por año, comparados con solo alrededor de diez eventos M5 en los años de bajos Kp.

"Para el continente Sudamericano la sismicidad también sigue claramente los ciclos Kp, pero el número de eventos durante la máxima Kp fueron alrededor del doble de los de Norteamérica. Lo mismo prueba ser cierto para todo el continente Euroasiático. En todas las regiones, parece que los eventos más fuertes M6, M7 y M8 ocurren principalmente durante la máxima Kp.

"Se han considerado tres posibles mecanismos desencadenantes para abordar el acoplamiento entre las variaciones geomagnéticas inducidas por Sol y las fuerzas mecánicas que actúan sobre la litósfera: 1) fuerzas de Lorentz, 2) magnetoconstricción, 3) el efecto Einstein-De Haas.

"Proponemos que estos son procesos geodinámicos, que son generalmente válidos y aplicables a casi todas las principales regiones sísmicamente activas sobre el planeta. Los resultados presentados aquí le agregan un aspecto nuevo a las probabilidades de fuertes ocurrencias sísmicas y las valuaciones sobre sus peligros".

¡Estas dos contribuciones son solo representativas!

Miles de científicos de alrededor del mundo están presentes en Viena, al igual que una delegación de miembros del LYM; Obama y los mentirosos no van a poder tapar esto. Se está haciendo historia y nosotros estamos abriendo brecha.