La revolución egipcia fuerza se investigue la represión contra los manifestantes

21 de abril de 2011

14 de abril de 2011 — Solo hasta el pasado miércoles 13 se dieron por enterados los medios informativos del mundo de que millones de egipcios volvieron a llenar el viernes 8 de abril la Plaza Tahrir, en la manifestación más grande hasta la fecha desde que se inició la revolución en enero. La admisión de que se están expandiendo las protestas masivas, se produjo luego de que el nuevo Procurador General egipcio, Abdel Miguid Mahmoud, anunció la detención del ex presidente Hosni Mubarak, sus dos hijos, Gamal y Alaa, del ex primer ministro Ahmed Nazif, del ex jefe del gabinete presidencial Zakaria Azmi, del ex dirigente del Partido Democrático Nacional (PDN) Safwat Sherif, y el empresario Ahmed Ezz. Ezz, un íntimo socio de negocios de Gamal Mubarak, fue uno de los mayores beneficiados de la privatización del conglomerado siderúrgico estatal de Egipto, y otros sectores industriales paraestatales, que compró a centavos por cada dólar de valor, según fuentes egipcias.

Se detuvo a estos hombres por 15 días mientras los fiscales investigan el uso de la fuerza en enero en contra de los manifestantes, y otras acusaciones de corrupción y robos. El ex presidente Mubarak está en un hospital militar en Sharm El-Sheikh, luego de sufrir un ataque al corazón durante el interrogatorio inicial el día 13 de abril. Sus hijos y los otros están detenidos en la Prisión Tora en las afuera del El Cairo, una prisión a donde iban a parar muchos de los rivales políticos del gobierno de Mubarak a través de los años. La decisión del nuevo gobierno egipcio de emprender acciones fue resultado directo de la protesta masiva del último viernes. Una fuente dijo que en la plaza había entre 2 y 3 millones de personas. Una de las demandas centrales de los manifestantes del 8 de abril era la detención del entorno de Mubarak mientras se llevaba a cabo la investigación penal. Los manifestantes también planeaban una manifestación en Sharm El-Sheikh, si no se cumplían sus demandas.