Vernadsky sobre la radiación cósmica

2 de may de 2011

2 de mayo de 2011 – Los siguientes son extractos de la obra La Biosfera, de 1926, del biogeoquímico y académico soviético Vladimir I. Vernadsky.

La faz de la Tierra vista desde el espacio celestial presenta una apariencia singular, diferente a la de otros cuerpos celestes. La superficie que separa al planeta del medio cósmico es la biosfera, visible principalmente debido a la luz del Sol, aunque también recibe una cantidad infinita de otras radiaciones desde el espacio, de las cuales solo una pequeña fracción nos es visible. Difícilmente nos damos cuenta de la variedad y la importancia de estos rayos, que cubren un enorme rango de longitud de onda...

Esta poderosa fuerza cósmica le imparte un nuevo carácter al planeta. Las radiaciones que se derraman sobre la Tierra causan que la biosfera asuma propiedades desconocidas en las superficies planetarias sin vida, y transforman así la faz de la Tierra. La materia de la biosfera, activada por la radiación, colecta y redistribuye la energía solar, y la convierte en última instancia en energía libre capaz de hacer trabajo sobre la Tierra.

Por lo tanto, la capa exterior de la Tierra no se debe considerar como una región de materia sola, sino también como una región de energía y fuente de transformación del planeta. En gran medida, fuerzas cósmicas exógenas conforman la faz de la Tierra, y como resultado, la biosfera difiere históricamente de otras partes del planeta. Esta biosfera juega un papel planetario extraordinario...

Llegamos a esta conclusión a través de nuestro entendimiento de la materia de la biosfera, un entendimiento que se ha modificado profundamente por la evidencia contemporánea de que esta materia es la manifestación directa de fuerzas cósmicas que actúan sobre la Tierra.