El vuelo final del Endeavour llevará experimentos físicos a la estación espacial

5 de may de 2011

5 de mayo de 2011 — La NASA programó el vuelo final del Transbordador espacial Endeavour para las 3:47 PM, hora de su lanzamiento, del viernes 29 de abril. Será el vuelo número 135 del transbordador, y el 25avo del Endeavour. La misión de 14 días incluye cuatro caminatas espaciales para instalar equipos nuevos, recoger experimentos y cambiar refacciones de la estación, lo cual ya no será posible después de que se retire en junio el último orbitador de la flota, Atlantis.

La parte principal de la carga que va a transportar Endeavour a la estación es el Espectómetro Magnético Alfa (AMS, por sus siglas en inglés) un experimento físico diseñado para capturar y caracterizar las partículas y los rayos cósmicos. El experimento fue diseñado y desarrollado por Samuel Ting, del MIT, laureado con el Nobel, quien había hecho ya una versión anterior más pequeña del AMS durante 10 días a bordo del transbordador Discovery en 1998. El Espectómetro fue construido en el laboratorio de investigaciones de física de alta energía, CERN, en Ginebra, e incluyó la participación de 600 científicos, ingenieros, y técnicos de 56 instituciones, de más de una docena de naciones, incluyendo China, Corea del Sur y Taiwán.

Un objetivo central del AMS, que usa un imán permanente de alto campo, es detectar la antimateria muy por arriba de la atmósfera de la Tierra. Aunque los detractores se han quejado de que el experimento de casi $2 mil millones de dólares pudiera no encontrar nada interesante, el Dr. Ting admite que este experimento, con un imán de tal magnitud es una gran incertidumbre. Pero agrega que es la incertidumbre lo que lo hace emocionante: "La opinión experta se basa en el conocimiento existente. El descubrimiento rompe con el conocimiento existente".

En un acto sobre la misión espacial, el Vaticano había anunciado el 22 de abril que el Papa Benedicto XVI llamaría ayer, 4 de mayo, a los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional, luego de que la tripulación del transbordador se haya acoplado ahí. Si bien esta va a ser la primera vez que un Papa hable en vivo con la tripulación, no va a ser la primera vez que un Pontífice muestra interés en el programa espacial. En respuesta a las quejas de que los astronautas del Apolo iban a estar invadiendo el firmamento de Dios, si iban a la Luna, el Papa Paulo VI respondió que todo lo que Dios ha creado es responsabilidad de la humanidad explorar. La noche en que se lanzó el Apolo ll, el 16 de julio de 1969, el Papa Paulo VI atisbó la Luna con el telescopio de su balcón, y después bendijo la misión del Apolo 11. Después de su alunizaje exitoso y su regreso a la tierra, recibió a la tripulación del Apolo 11 en el Vaticano.