Polonia se burla de la histeria antinuclear en Alemania

11 de may de 2011

11 de mayo de 2011 — Por toda Polonia, los medios de comunicación han criticado y se han burlado de la histeria en su vecina Alemania, preguntando ¿que diablos sucede en Alemania, que los alemanes parecen estar dominados por el miedo, mientras que entre la población polaca no se puede reportar un fenómeno como ese? El primer ministro polaco Donald Tusk, a quien los políticos alemanes han presionado, en particular el Ministro Presidente de Brandenburgo Matthias Platzek (SPD) para que abandone los planes de una planta de energía nuclear polaca cerca de Gdansk, ha descartado esto categóricamente, reiterando su compromiso para terminar esa planta para el 2020. Tusk dijo que si Polonia quiere reducir su dependencia de las importaciones de gas natural de Rusia, no tiene otra alternativa que desarrollar su energía nuclear. Hasta ahora, Polonia no tiene energía nuclear.

Tusk agregó que el proyecto cerca de Gdansk no se localiza ni está cerca de ninguna falla sísmica y que Polonia ya ha tomado en consideración las preocupaciones de Alemania, cuando desechó el año pasado los planes para construir una planta de energía nuclear en Gryfino, cerca de la frontera con Alemania. La planta en Gdansk está a 300 kilómetros más alejada hacia el este.

Asimismo, Teresa Kaminska, dirigente técnica del proyecto de construcción de Gdansk, dijo que estaba perpleja por la discusión en Alemania sobre Fukushima, dado que "ni siquiera en esa situación de emergencia, se observaron en Japón grandes cantidades de precipitaciones radioactivas" que ella considera que "comprueban una vez más, que la energía nuclear es una forma segura de generación de energía". Si la gente se queda fijada en Fukushima, pasan por alto el hecho de que Japón está operando más de 50 reactores nucleares en su territorio, ninguno de los cuales ha sufrido una catástrofe hasta la fecha.