LaRouche en medio de acontecimientos noticiosos en Gran Bretaña

17 de may de 2011

16 de mayo de 2011 — Lyndon LaRouche dijo que está muy interesado en los últimos acontecimientos en Gran Bretaña, los cuales caracterizó de avance significativo.

Dijo que las últimas revelaciones, que reflejan honestidad en elementos del gobierno británico, no son mera coincidencia. Una cierta facción en Gran Bretaña ha estado observando a LaRouche, quien ha estado en la palestra pública desde el período previo a la invasión de Irak en 2003. Lo que se ha puesto ahora al descubierto obviamente era conocido por ciertos círculos desde esa época. Pero ahora, años después, aparece la verdad. La pregunta es, ¿qué está pasando?

La semana pasada se publicó un correo electrónico y el testimonio del ex director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa británica, general de división Michael Laurie, quien era el encargado de recabar la inteligencia para el expediente que finalmente dio a conocer el gobierno de Blair el 24 de septiembre de 2002, sobre el supuesto programa de Armas de Destrucción Masiva (WMD, por siglas en inglés) de Irak. El general Laurie informó que Alastair Campbell, vocero del primer ministro Tony Blair, mintió cuando dijo que el expediente no estaba escrito "para justificar la guerra". Laurie afirmó que "este era exactamente su propósito y se usaron exactamente estas mismas palabras". Informó que en febrero y marzo del 2002, un año antes de la invasión, se rechazó un expediente previo, "porque no era lo suficientemente convincente". También informó que su agencia "no pudo hallar evidencia de planes, cohetes o equipo relacionados con las WMD".

También se publicaron en Gran Bretaña documentos desclasificados en donde se revela que Tony Blair y su círculo tramaron sacar a Saddam Hussein inmediatamente después del 11 de septiembre, es decir, 18 meses antes de la invasión a Irak.

El 2003, en el momento en que se lanzaba la guerra contra Irak, Lyndon LaRouche surgió como una voz descollante en oposición al partido bélico de Blair y Cheney. En dos ocasiones en la primavera del 2003, LaRouche fue invitado especial en la British Broadcasting Corporation (BBC).

El 3 de abril de 2003, LaRouche apareció en el programa Five Live-Up All Night de la BBC, que conducía Richard Ballyn. Durante la entrevista LaRouche expuso explícitamente la naturaleza fraudulenta del expediente sobre WMD preparado por el gobierno del primer ministro Tony Blair. Durante la trasmisión LaRouche dijo: "Hubo un grupo que fabricó parte de esta cosa que se lavó pasándolo por la oficina del Prime Ministro, que después la regurgitó el secretario Powell en la sesión de la ONU. Hasta ahora, la posición oficial de Estados Unidos ha sido adoptar esa información fraudulenta como la base de las supuestas violaciones de Irak".

El 9 de junio de 2003, LaRouche apareció de nuevo en el mismo programa de la BBC, Five Live-Up All Night, esta vez conducido por Rod Sharp. Durante esta transmisión, LaRouche atacó de nuevo el expediente Blair, que se había publicado el 24 de septiembre de 2002, por estar basado en información falsa.

La intervención de LaRouche en ese entonces interceptó claramente la oposición a la política de Blair dentro de Gran Bretaña.

El programa Today de la BBC sacó una informe noticioso en donde se denunciaba que el expediente había sido "arreglado".

El 8 de julio de 2003, Tony Blair presidió una reunión en donde se tomó la decisión de lanzar una campaña en contra del experto sobre armas Dr. David Kelly, nombrándolo como la fuente del reporte de la BBC.

El 12 de julio de 2003, el diario londinense Guardian publicó una calumnia en contra de Lyndon LaRouche, en torno a la muerte el 23 de marzo de 2003 de un estudiante británico, Jeremiah Duggan, que asistió a una conferencia del Instituto Schiller en Alemania. Posteriormente fueron identificadas públicamente personas del entorno de Blair, como la baronesa Symons —esposa de Phil Bassett, un encumbrado asistente de Blair que trabajaba directamente con Alastair Campbell— en la campaña para culpar a LaRouche por esta muerte, que las autoridades alemanas han dictaminado fue un suicidio.

El 15 de julio, el Dr. Kelly fue llevado a un comité de la Cámara de los Comunes que investigaba las acusaciones sobre desinformación. Dos días después se encontró el cuerpo del Dr. Kelly cerca de su casa, luego de que supuestamente se quitó la vida.

El gobierno de Blair también maniobró en contra de la BBC, que había entrevistado a LaRouche y había sacado la historia de la que Kelly había sido la fuente, forzando la renuncia del director de la división de noticias y purgando a otros.

Ahora, años después, con las últimas revelaciones, Tony Blair, su pandilla de criminales de guerra y sus políticas imperialistas están en problemas.

Para parafrasear a Catón: ¡Hay que destruir el Imperio Británico!

Y para citar a Lyndon LaRouche: ¡Aprobemos la Glass-Steagall ya!