La campaña por la Glass-Steagall intersecta el creciente fermento de huelga de masas

26 de may de 2011

24 de mayo de 2011 — El siguiente artículo aparecerá en inglés en el próximo número de Executive Intelligence Review

por Nancy Spannaus

20 de mayo — No es como agosto del 2009, todavía, pero el fermento de huelga de masas entre la población estadounidense está volviendo a cobrar fuerza con creces. Entre la amenaza abierta de asesinatos en masa a las personas de la tercera edad, con los recortes federales propuestos al Medicare y los recortes devastadores en los servicios urbanos para salvar vidas como son los cuerpos de bomberos y policía, una gran parte de la población estadounidense siente de nuevo el impulso de actuar, y han empezado a presentarse de nuevo en las juntas de cabildo abierto de los congresistas, así como también en las calles de ciudades como Nueva York y Madison, Wisconsin.

Imaginen la sorpresa de los congresistas, que decidieron sostener reuniones de cabildo abierto durante su receso de mediados de mayo y se encontraron con más de 500 ciudadanos apiñados en los cabildos. Esto es lo que le sucedió al congresista demócrata de California, Brad Sherman y a la congresista republicaba de Washington, Jamie Herrera, esta semana, y esto es solo una pequeña muestra de la actividad por todo el país. En su mayor parte, esos ciudadanos están furiosos, y así se lo hacen saber a sus representantes locales.

Pero el punto decisivo de cualquier proceso de huelga de masas, como lo saben los verdaderos historiadores, reside no en el número o la intensidad de las acciones populares, sino en la cualidad de liderato que tiene y ejerce. A este respecto, el elemento crucial de esta nueva ola de repunte popular es la creciente presencia de los miembros y partidarios del Comité de Acción Política de LaRouche (LAPC), con su consigna inflexible de que los ciudadanos "le acerquen el fuego a los aparejos" de sus congresistas hasta que estos actúen para hacer que se apruebe el proyecto de ley Glass-Steagall (H.R. 1489), ahora en el Congreso.

En las intervenciones más exitosas los miembros de LPAC pudieron efectivamente hacer que cambiara el orden del día hacia el requerimiento urgente de aprobar la Glass-Steagall, que es, de hecho, la única medida que le pondría fin a los recortes presupuestales al sacar billones de dólares en deudas malas de los banqueros de los libros federales y liberar fondos para salvar a las ciudades y estados. "El único renglón en el presupuesto que se tiene que reducir drásticamente es el de los rescates", es el mensaje que los organizadores de LPAC, como los seis candidatos al Congreso, le están entregando a las multitudes que protestan.

- ¡¡ Ni izquierda, ni derecha: Glass-Steagall !!-

El Tercer Distrito Congresional del estado de Washington, en expansión, se ubica en la esquina suroccidental del estado, colindando con Oregón al otro lado del Río Columbia. La congresista republicana Jamie Herrera Buetler ganó su primera elección al Congreso en 2010, derrotando al demócrata Danny Heck, quien había hecho campaña a favor del restablecimiento de la Glass-Steagall. Herrera es conocida como una republicana del Partido del Té, y defendió abiertamente su voto a favor del presupuesto del salteador de presupuestos Paul Ryan ante una multitud de unas 500 personas furiosas en el auditorio de una escuela preparatoria en Vancouver, Washington, el 16 de mayo.

Un equipo de organizadores de LAPC presentes en el acto, distribuyeron volantes sobre la Glass-Steagall a la mayoría de la multitud que iba a la reunión. La atmósfera era muy tensa, con viejos izquierdistas apolillados mostrando pancartas atacando los recortes presupuestales, y en su mayor parte un enfrentamiento a gritos entre ellos y los conservadores que alegaban estar a favor de los recortes presupuestales. Pero lo que quedó claro es que ambos "lados" una vez que discutían con los organizadores de LPAC, estaban a favor de la Glass-Steagall.

Por ejemplo: un veterano, una vez que reconoció la presencia de LaRouche, decidió dejar de lado las pancartas con consignas de intereses particulares y empezó a organizar en torno a la Glass-Steagall. Se le presentó una muy buena oportunidad cuando pasó una mujer y decidió regresar el volante cuando se dio cuenta que tenía el nombre de LaRouche. El veterano la abordó: "¡No! Debe tomar ese volante; realmente están hablando de la Glass-Steagall. Es importante!" La mujer se dio la vuelta y tomó el volante. Un proceso similar sucedió con un izquierdista quien empezó defendiendo a Obama ante el organizador de LPAC quien acusó a Obama de querer privatizar el Seguro Social; una vez que escuchó que LPAC estaba hablando de la Glass-Steagall, se unió al grupo de organizadores y le urgía a otros a tomar el material.

En una reunión de seguimiento de entre 150 a 200 en Centralia, Washington el 18 de mayo, la atmósfera estaba igual de prendida. El período de preguntas vio desfilar una amplia gama de personas, no solo izquierdistas, haciendo llamados para ponerle fin a los recortes presupuestales en los servicios de salud. Cuando habló ante la multitud reunida el candidato larouchista al Congreso, Dave Christie, en el período de preguntas, empezó diciendo que estaba con LaRouche. Se escucharon gruñidos generales de la audiencia, que se transformaron en aplausos cuando Christie explicó como parar los rescates financieros con la Glass-Steagall.

- Toma la iniciativa -

Otra medida del creciente fermento de huelga de masas es la reactivación de partidarios de LPAC, y el nivel de respuestas de individuos que anteriormente no se metían en política y ahora se comprometen a realizar actividades políticas.

Esto último se mostró en dos eventos significativos la semana pasada. El primero, en Paterson, Nueva Jersey, que atrajo a 27 personas, para escuchar una discusión a fondo sobre la tradición hamiltoniana, encabezada por la candidata larouchista al Congreso, Diane Sare y el organizador de LPAC Bob Wesser. Ocho de los asistentes nunca habían estado en contacto con LaRouche antes, y la respuesta no solo fue positiva sino que se orientó hacia la acción. Los partidarios de LPAC en Nueva Jersey, así como también Sare, han estado muy activos promoviendo las resoluciones Glass-Steagall en las Asambleas Municipales por todo el estado.

El segundo evento patrocinado por LaRouche que refleja la dinámica de huelga de masas fue en la ciudad de Salt Lake, en donde el vocero de LaRouche en la Costa Oeste, Harley Schlanger viajó ahí para hablar ante un grupo de más de 50 personas. Mucha gente asistió a la reunión porque escuchó que se anunciaba en la radio y uno de ellos llevó a tres amigos más. La discusión como tal tendió a moverse más hacia pedir consejos sobre cómo organizar tanto a los vecinos como a los congresistas con el fin de hacer que se apruebe la Glass-Steagall.

Igualmente indicativo ha sido el hecho de que muchos de los partidarios de LPAC, que anteriormente tenían miedo de hablar en público a favor de la Glass-Steagall, ahora se están movilizando para hablar ante sus Asambleas Municipales y con sus conciudadanos. De repente, desapareció el miedo a pararse y desafiar la opinión popular, ya sea distribuyendo materiales de LPAC o hablando ante grupos de conciudadanos.

Estos ciudadanos señalan que se enfrentan a tener que cambiar la estrechez de miras de sus vecinos, que tienden a gastarse todo su tiempo discutiendo temas tan candentes como la necesidad de que la ciudad recoja más caca de perros, y forzarlos a discutir sobre la realidad del desplome económico global, y el peligro de una nueva Era de Tinieblas, si es que no se logra imponer la aprobación de inmediato de la Glass-Steagall.

- Se necesita más acción -

Actualmente, los resultados concretos de esta movilización creciente a favor de la Glass-Steagall parecieran en verdad pequeños. (Ver la página Glass-Steagall de LPAC en www.larouchepac.com, en inglés). La Resolución de la Cámara de Representantes (HR) 1489 presentada por la demócrata Marcy Kaptur de Ohio, solo tiene 9 copatrocinadores (aunque hay muchos otros congresistas que juran que le dieron su firma de apoyo, y que simplemente todavía no se han registrado sus nombres). Solo un pequeño número de Asambleas Municipales, instituciones nacionales, como los sindicatos obreros, y legisladores estatales le han dado su firma de apoyo y han emprendido acciones.

La fuerza más significativa y activa por la Glass-Steagall, aparte de LPAC, es la Asociación Internacional de Maquinistas (IAM), uno de los sindicatos industriales más grandes de EU, que estuvo haciendo campaña por la Glass-Steagall en sus días de cabildeo nacional el 10 y 11 de mayo.

Otros sindicalistas también están activos. El 9 de mayo un partidario de LPAC logró que todo el Consejo de Oficios de Construcción Columbia Pacific respaldara unánimemente la resolución Glass-Steagall de LPAC. Dos días después, el Consejo de Trabajadores del Noroeste de Oregon hizo lo mismo.

También fue muy prometedor el hecho de que el 12 de mayo, el Partido Demócrata del condado de Multnomah, Oregon —el condado donde se localiza la ciudad más grande del estado, Portland— aprobó una resolución haciendo un llamado por el inmediato restablecimiento de la Glass-Steagall. La persona que organizó estas acciones —y que les va a dar seguimiento organizando para presionar sobre los congresistas y senadores de Oregon— se preparó para este despliegue estudiando concienzudamente el portal electrónico de LaRouche PAC, y encabezando un grupo de estudio de compañeros demócratas, para educarlos sobre la historia y economía.

Bajo las condiciones actuales de crisis de desintegración, y en vista del hecho de que los despidos masivos ya están enviando a decenas de miles de personas a las calles, es necesario convocar a los líderes naturales de la población para que se tomen medidas extraordinarias, como en caso de guerra, para movilizar a la ciudadanía en torno a la bandera de la Glass-Steagall. Es intolerable someterse al "proceso parlamentario" en donde primero la Glass-Steagall pasa lentamente por comisiones, después se presenta ante el pleno, después se prepara para su votación. Cientos de congresistas tienen que sentir la presión, implacable, para que firmen la H.R. 1489 ya, con la demanda de que se instrumente sin mayor dilación.

Si se pudo hacer que más de 300 congresistas firmaran el proyecto de ley insignificante de Ron Paul de auditar la Reserva Federal (como se hizo en el 2010), con seguridad se puede "motivar" a un número similar o mayor de congresistas para que firmen a favor de la única medida que realmente puede liberar al país de la esclavitud de la deuda y empezar la recuperación: la Glass-Steagall.

¿Dices que no se puede lograr? La huelga de masas, con el liderato correcto, dice que si se puede.