Los ministros de agricultura del G-20 entregan la producción mundial de alimentos a los depredadores financieros

25 de junio de 2011

25 de junio de 2011 — Después de dos días de reuniones en París, los ministros de Agricultura del Grupo de los 20 (G-20) acordaron un "Plan de Acción sobre la Agricultura y la Volatilidad en los Precios de los Alimentos" que se someterá en noviembre a la cumbre del G-20 en Cannes. El plan de 24 páginas no es solo una lista impotente de buenas intenciones, como alegan varios medios de comunicación, sino que es un programa detallado para la continuación del genocidio.

Aumento en la producción: Sí, pero solo a través de asociaciones públicas-privadas (con Wal-Mart, Unilever, Coca-Cola, etc.) lo cual conocen los seres humanos normales como peonaje y "acaparamiento de la tierra", una política neocolonial que tiene como objetivo al hemisferio sur y que está enfocada crecientemente a producir más biocombustibles "verdes".

Transparencia del mercado: "Decidimos lanzar un sistema de Información sobre el Mercado Agrícola (AMIS) con el fin de mejorar la calidad, confiabilidad, precisión, puntualidad y comparación de la información de la perspectiva de los mercados de alimentos a través del fortalecimiento de la colaboración y el diálogo entre los principales países, productores, exportadores e importadores, las compañías comerciales y las organizaciones internacionales". AMIS tendrá asiento en la FAO en Roma y cooperará no solo con el Consejo Internacional de Granos (IGC por siglas en inglés) con sede en Londres, sino también con Cargill, Dreyfus y otros carteles graneleros cuyas apuestas especulativas crearon la crisis en primer lugar.

Monitoreo de la producción: "Decidimos lanzar una Iniciativa de Geo-monitoreo Agrícola Global. Esta iniciativa fortalecerá el seguimiento de la situación agrícola global al mejorar el uso de las herramientas de apreciación remota de la proyecciones de producción de cosechas y pronósticos climáticos". Aunque esto sería excelente en el marco de producir confianza de una cooperación internacional honesta entre estados nacionales soberanos, la idea actual es evitar el "proteccionismo" en referencia a la decisión de Rusia del verano del 2010, que al ser azotada con varias sequías paró sus exportaciones para satisfacer sus necesidades internas. En caso de escasez, se supone que un Foro de Repuesta Rápida, en cooperación con la AMIS, le ofrecerá a los participantes un instrumento que les permitan satisfacer la demanda.

Mas especulación para combatir la especulación: "Instamos a los países y regiones vulnerables para que integren las estrategias de gestión y valuación del riesgo [es decir, futuros y otros derivados financieros] en sus programas de desarrollo agrícolas... Le damos la bienvenida a la iniciativa del Grupo Banco Mundial de aportarle apoyo a los países para que amplíen su capacidad para la gestión de riesgo en los productos básicos..."

Solo días después de la cumbre de del G-20 en París, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, en confabulación con JP Morgan Chase & Co., lanzaron una ventanilla de Gestión del Riesgo del Precio Agrícola por $4 mil millones de dólares para "ayudarle" a los agricultores de los países en desarrollo a 'apuntalar' las ventas de sus productos en casos en donde los precios crezcan o caigan súbitamente. "Yo espero que esta herramienta muestre lo que puede hacer una ingeniería financiera sensible" para ayudarle al pobre, dijo Zoellick, agregando "La mayoría de estos son coberturas de lo más simplón, pero estamos tratando de hacerlos accesibles", agregó.

No almacenamiento. Aunque el Reino Unido y su aliado de la Mancomunidad británica, Australia, se pusieron furiosos ante cualquier propuesta de imponer topes a los precios, fue ante la demanda explícita de Estados Unidos (Obama) que rechazaron la propuesta planteada por Francia de recrear la política de "almacenamiento de intervención", el almacenamiento de reservas físicas de alimentos para poder regular los mercados e impedir que haya disturbios por alimentos. Se rechazó porque es contraria a la secta del culto al libre comercio y a sumos sacerdotes de la Organización Mundial del Comercio. Solo se permitirán "pequeñas reservas de alimento para emergencia humanitaria regional", siempre y cuando sea congruente "con el anexo II del acuerdo de la OMC sobre agricultura".

Sobre la "especulación", solo la tocaron los ministros de finanzas del G-20. Los ministros de agricultura simplemente "apoyan a los ministros de finanzas del G-20 y a los gobernadores de los bancos centrales, que destacaron en su reunión del 14 y 15 de abril en Washington, la necesidad de que los participantes en los mercados de derivados de productos básicos estén sujetos a las regulaciones y supervisión adecuadas".