Crece la oposición patriota bipartidista a la guerra anticonstitucional de Obama en Libia

8 de julio de 2011

8 de julio de 2011 — Aunque la enmienda de Dennis Kucinich (Demócrata de Ohio) y Justin Amash (Republicano de Michigan) al proyecto de ley de Asignaciones de Defensa para quitarle el financiamiento a las operaciones militares en Libia, fue derrotado por una diferencia de 30 votos, en votación de 229 contra 199; una medida similar hace unos cuantos meses solo había recibido 180 votos, es decir, en ese período ganó 49 votos más. En esta ocasión, una mayoría de los republicanos de la Cámara de Representantes y 67 demócratas votaron a favor de la enmienda, que fue copatrocinada por un grupo bipartidista de 13 congresistas.

Jerárquicamente el número uno, dos y tres de la bancada demócrata votaron en contra de la medida Kucinich-Amash, aunque el número cuatro y cinco de los demócratas en la Cámara de Representantes, los congresistas John Larson (Connecticut) y Xavier Becerra (California) votaron a favor. El número dos y tres de los republicanos en la Cámara de Representantes votaron también en contra, en tanto que el cuarto entre los dirigentes republicanos, el congresista Jeb Hensarling (Texas) votó a favor. El presidente de la Cámara de Representantes John Boehner (Republicano, Ohio) se abstuvo.

Tanto republicanos como demócratas hablaron el jueves en apoyo de dos enmiendas a la Ley de Asignaciones del Departamento de Defensa que le cortaría el financiamiento a las operaciones militares actuales en Libia.

El congresista Tom Cole (Republicano de Oklahoma) presentó la primera enmienda, que prohibiría que cualquier financiamiento en el proyecto de ley de gastos para el año fiscal 2012 se pudiera usar para aportar equipo, entrenamiento o cualquier otro tipo de apoyo a los rebeldes o a los contratistas privados en Libia.

"Libia no atacó a los Estados Unidos de América" dijo Cole. "Libia no atacó a ningún miembro de la OTAN. Libia no permitió que al Qaeda operara con impunidad desde su territorio. Es muy simple, sin importar que tanto detestemos al señor Gadafi y su régimen, no tenemos ninguna razón para estar en guerra o llevando a cabo operaciones militares en Libia".

"Es de suma importancia que detengamos la erosión de la autoridad para declarar la guerra y la responsabilidad del Congreso de Estados Unidos, que le pongamos fin a esta aventura desatinada y que reafirmemos el lugar que le corresponde a esta institución en dirigir guerras, autorizarlas y financiarlas", dijo Cole.

La enmienda Cole fue aprobada 225 contra 201 votos con 48 demócratas que votaron a favor de la enmienda.

A Cole le siguieron los congresistas Justin Amash y Dennis Kucinich, quienes exhortaron a los congresistas a que apoyaran su enmienda para evitar que cualquier financiamiento en el proyecto de ley fuera a apoyar el uso de la fuerza militar en Libia.

Amash rechazó el argumento del Presidente Obama de que en Libia no hay actos de hostilidad y de que por lo tanto el no necesita la aprobación del Congreso para la operación. "Es vergonzoso que el Presidente trate de esconderse detrás de estos argumentos tan fútiles" dijo Amash.

Kucinich y otros destacaron que el gobierno no ha solicitado una asignación específica para la operación en Libia lo que dijo, lleva a preguntarse de donde está obteniendo el dinero el gobierno. Kucinich dijo que su enmienda aseguraría que el gobierno no pueda sacarla del proyecto de ley de gastos del Departamento de Defensa.

En general, argumentó que el Congreso necesita reafirmarse como la rama del gobierno que decide cuando EU se va a la guerra. "Este es nuestro momento de restituir la Constitución de Estados Unidos, en donde los fundadores previeron que bajo el artículo 1, Sección 8, nosotros tenemos el poder de determinar si la nación debe ir a la guerra o no, y no ningún grupo rebelde en Bengazi".

"¿Seremos capaces de estar a la altura de la ocasión?" se preguntó. "Esto no solo tiene que ver con el Congreso actual. La historia nos juzgará si nosotros pudimos entender o no los imperativos del Artículo 1, Sección 8".

El congresista Tom McClintock (Republicano, California) destacó que la Cámara de Representantes ya acordó no autorizar las acciones en Libia y señaló que el quitarle el financiamiento en el proyecto de ley de gastos, sería simplemente una continuación. También dijo que el Congreso necesita actuar con el fin de reafirmar la Constitución.

"Si se permite que esta acción pase sin ser desafiada, significará que los frenos y contrapesos construidos concienzudamente en la Constitución sobre el problema supremo de la guerra o la paz, quedarán vacíos" dijo.

"[Obama] Dice que no es una guerra, pero es una guerra" dijo el congresista Dan Burton (Republicano, Indiana) en el pleno de la Cámara de Representantes antes de la votación. "Necesitamos enviar un mensaje muy claro a la Casa Blanca de que esto no vuelva a suceder nunca de nuevo".

"Seamos francos, hay hostilidades" dijo el congresista demócrata de California, Lynn Woolsey quien fue uno de los copatrocinadores de la enmienda. "Es ultrajente que estemos hablando sobre recortes de las prestaciones del Seguro Social... en tanto que discutimos sobre las negociaciones sobre el techo de endeudamiento mientras seguimos tirando dinero no en una, no en dos, sino en tres guerras".

Después de que salió derrotada la enmienda Kucinich-Amash, Brad Sherman (Demócrata, California) presentó una enmienda que prohíbe los gastos que violan la Resolución de Poderes de Guerra y se enfoca en futuras operaciones militares. La votación fue 316-111 y representa un punto sobresaliente en la oposición en cuestión de semanas. La misma enmienda por parte del congresista Brad Sherman (Demócrata, California), a un proyecto de ley sobre Construcción Militar se adoptó el mes pasado por 248 votos contra 163.

Los congresistas también pusieron en consideración enmiendas que le quitarían el financiamiento a la guerra en Afganistán. Una enmienda de la congresista Barbara Lee (D-Calif) pide reducir el financiamiento a las operaciones de combate en Afganistán en $33 mil millones, y una enmienda del congresista John Garamendi (D-Calif.) propone reducir el financiamiento a las operaciones de combate en Afganistán en $20.8 mil millones. La intención de ambas enmiendas es ponerle fin a las operaciones de combate en Afganistán.

El 6 de julio un grupo de 100 organizaciones nacionales a favor de la paz y la justicia le escribieron una carta a la Junta Progresista, exhortándolos a que como grupo e individualmente apoyen la enmienda Lee-Nadler-Woolsey.

La primera enmienda fue derrotada 322 contra 97.

Las enmiendas de la Cámara de Representantes se tomaron en consideración después del fracaso que tuvo la semana pasada la resolución Kerry-McCain (que prtendía autorizar la guerra de Obama en Libia) cuando el senador Harry Reid la tuvo que retirar, al darse cuenta de que no tenía los votos necesarios para cerrar el debate y someterla a votación.

El senador Roger Wicker dijo después de eso: "Si se hubiera sometido a votación a las 5 p.m. como estaba programado, no hay ninguna duda de que el dirigente de la bancada de mayoría hubiera sido derrotado". Bob Corker, quien anteriormente había propuesto que se sometiera el conflicto en Libia para que estuviera de acuerdo con la Ley de Poderes de Guerra, se hizo eco también de estas declaraciones. La resolución, como se planteó, no tiene sentido. "La Cámara de Representantes ya había votado en contra" dijo. "Nada iba a cambiar".