Hambre amenaza la vida de al menos 12 millones en el este de África - ¡Control de precios de los alimentos, ya!

20 de julio de 2011

20 de julio de 2012 — La escasez de alimentos en la región oriental de África está empeorando. Un estimado de 12 millones de persona en Kenya, Etiopía, Somalia, y Yibuti necesitan ayuda humanitaria. Esta es la crisis de alimentos más severa en el mundo actualmente, y no hay posibilidad de mejora hasta el 2012.

Lo que se tiene que hacer inmediatamente es adoptar la propuesta de LaRouche para imponer un control a los precios de los alimentos y dejar de utilizar los alimentos como combustible, que actualmente está consumiendo más del 40% del cultivo de maíz en EU.

Mientras que no se adopten estas medidas, el dinero de los rescates financieros se está utilizando para sacar ganancias asesinas especulando con la escasez. En particular, los fondos mercantiles agrícolas (ETF, por sus siglas en inglés), los fondos especulativos integrados para especular financieramente con los alimentos, han tenido la mayor afluencia de dinero desde principios de año, comparado con muchos otros tipos de mercancías. Un nuevo informe sobe las inversiones en ETF, la semana pasada, documenta como están chupando sangre. Algunos ETF como PowerShares DB Agriculture (DBA), atraen dinero de cualquier parte y lo invierten en una mezcla de compañías y de compras especulativas a futuro en ganado, cacao, café, maíz, algodón, cerdos, soya, azúcar y trigo. De este modo tienen mayores probabilidades en su juego de acaparar estos productos a nivel mundial, mientras millones de personas se mueren de hambre.

En el cuerno de África, cientos de miles de personas son desplazadas. En los campos de refugiados de Daadab, en el norte de Kenia, donde se han establecido unos 367,000 refugiados, la situación es muy grave. Miles de somalíes caminan semanas para llegar al campo, la mayoría llega gravemente desnutridos y deshidratados, con nada más que su ropa en la espalda.

Los campos están sobrepoblados. Aproximadamente 60 bebes mueren diariamente en un campo. Cada 24 horas llegan más de 3,000 personas con desnutrición a campos ya demasiado llenos como para acomodarlos. Las vidas de medio millón de niños están en inminente riesgo. Y en total, no menos de 12 millones de personas luchan por su supervivencia.

En Kenia, el vicepresidente Kalonzo Musyoka pidió a los maestros que no regresen a los estudiantes a casa por las cuotas escolares. Kalonzo dijo que el hambre es el problema más grande que enfrenta el país, y el gobierno ya lo a declarado un desastre nacional. El dijo que la mayoría de los padres no pueden pagar las colegiaturas, como consecuencia de la sequía prolongada, pero a los estudiantes no se les debe negar la comida que al menos reciben en la escuela.

Tanzania también, otra nación del este de África, lucha contra un extremo nivel de sequía que ha lanzado los precios de la comida por los cielos. El país depende en gran medida de la energía hidroeléctrica, y la sequía ha afectado la generación con la consecuencia de que las tarifas han aumentado un 18%, desde el pasado mes de enero, al igual que se han incrementado los precios de productos alimenticios de origen doméstico, debido a las pobres y cortas lluvias en el segundo trimestre de 2010 y 2011.