Otro desastroso rescate del euro

23 de julio de 2011

22 de julio de 2011 – Tal y como lo había pronosticado LPAC-TV el 21 de julio en la mañana, por la tarde la cumbre de jefes en Estado de Pánico para la deuda griega y otras, adoptó otro mas dentro de la serie de "rescates sin control" para el euro. Este nuevo rescate de $150 mil millones de dólares significa que en el último año se han arrojado $350 mil millones de dólares en deuda nueva sobre dos países —Grecia e Irlanda— que juntos tienen una población menor que la del estado de Florida, en un intento de rescatar a los bancos europeos. Pero esto, que anunciaron ridículamente los presidentes llenos de pánico, estará acompañado de un programa de "inversiones en la economía de Grecia", la cual se está contrayendo actualmente en un 5% al año, debido a los efectos del último rescate.

Así como el rescate de Irlanda se suponía que iba a salvar al euro y evitaría la necesidad de un segundo rescate de Grecia, así este segundo rescate de Grecia se dice que es para salvar al euro y evitar que sea necesario el rescate de la deuda de Portugal, España, Italia, etc.

A pesar del nuevo rescate, los asustados jefes de estado tuvieron que reconocer en su comunicado que el nuevo plan incluye un impago "transitorio" de la deuda griega. Los jefes del Banco Central Europeo y los del FMI, Dominique Strauss Khan y Christine "Madam Lafarge" Lagarde, se habían opuesto implacablemente a este por meses, pero sus órdenes fueron tan efectivas como las del Rey Canuto, el rey legendario que pensaba que podría ordenarle a las olas que se regresaran. Los bancos privados y otros tenedores de la deuda griega deberán sufrir, en un período de tiempo, unos 50 mil millones de euros ($70 mil millones de dólares) en pérdidas como resultado de esta "solución absolutamente excepcional y única". Pero, por supuesto, el Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (FEEF) compensará a los bancos.

La declaración de los asustados presidentes estuvo plagada de alabanzas para las nuevas capacidades del FEEF, el cual manejará por primera vez el dinero para este rescate proporcionado por los contribuyentes alemanes y franceses y por el FMI (es decir, el de los contribuyentes estadounidenses). Al FEEF se le esta dando la orden de combinar los crímenes de rescates que hizo el TARP en Estados Unidos (tanto la compra de activos de los bancos que Paulson, el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, quería que hiciera el TARP, así como la capitalización de los bancos que éste hizo), y los de la Reserva Federal. Algunos analistas bancarios usando el lenguaje de los banqueros inmediatamente le llamaron a este "el Vehículo para Propósitos Especiales del FEEF". Este TARP europeo podría estar trabajando estrechamente muy pronto con el programa de impresión de dinero de la Reserva Federal, el "QE-III", para comprar los deteriorados títulos de deuda de los quebrados súper bancos de la zona del euro.