Crisis de alimentos en el cuerno de África: en marcha la política oligarca de reducción poblacional

27 de julio de 2011

27 de julio de 2011 — El bombardeo noticioso en los medios de prensa internacional sobre el impacto mortal de la horrorosa crisis de alimentos en el cuerno de África, es como una jactancia de los promotores de la reducción poblacional oligarcas y sus lacayos.

La cobertura de prensa no menciona el hecho de que la crisis es producto de que 1) esos intereses que ahora están hablando de escasez en la ayuda alimentaria, no han hecho ningún esfuerzo por desarrollar las economías de los países afectados, y 2) la necesidad de control en los precios de los alimentos. En vez de esto, están culpando do la calamidad a una "crisis de la naturaleza" para lo cual no hay soluciones en el largo plazo. La única solución es ayuda alimentaria en el corto plazo.

Los especuladores están generando una actividad frenética, aprovechándose de la incapacidad de las naciones afectadas de comprar suficientes alimentos a los precios ya inflados, para especular con ellos e inflarlos aún más.

Los especuladores chupasangre con los precios de los bienes básicos, que están metidos en este tipo de actividad, invirtiendo en los Fondos Cotizados en Bolsa (ya conocidos como ETF, por sus siglas en inglés) que especulan con tipo de mercancías, se han concentrado en los productos agrícolas, que han visto el mayor influjo de dinero caliente desde principios del año, comparado con todos los demás bienes básicos.

Hoy hay más historias de verdadero horror del "camino de la muerte" en Somalia en la medida en que siguen huyendo refugiados sin alimentos. Esto encima de los 170,000 refugiados que ya están en los campos de Kenia y Etiopía, algunos de los cuales tuvieron que caminar cientos de millas. Los fondos de ayuda y asistencia internacionales están atrasados, incluyendo la ayuda de Estados Unidos. El Programa Mundial de Alimentos (WFP por siglas en inglés) de la ONU está demorando el transporte aéreo de alimentos a Mogadishu.

La situación se ha agravado en especial por el grupo radical seudoislámico al-Shabab, un autoproclamado descendiente de la red de crimen organizado al-Qaeda, creada por los oligarcas. Las zonas controladas por al-Shabab en el sur de Somalia tienen prohibido recibir ayuda, incluyendo de la WFP, a la que acusan de ser política. Esto aumenta geométricamente el número de personas que están huyendo de Etiopia y Kenia.