Obama le da a Texas el tratamiento Haití

13 de septiembre de 2011

13 de septiembre de 2011 — El presidente Obama no solamente no mencionó los incendios devastadores en Texas, o ninguno de los demás desastres actuales en Estados Unidos durante su llamado discurso sobre empleos, el pasado viernes 9, sino que cuando fue invitado anteriormente este año a presenciar los daños causados por los incendios, "declinó" visitar el estado. Esto quedó al descubierto ayer en la carta que le enviaron los senadores texanos John Cornyn y Kay Bailey Hutchison a Obama, donde le solicitan más ayuda federal para el estado azotado por los incendios.

"Le hemos escrito a usted y a su gobierno en numerosas ocasiones, solicitándole ayuda y recursos federales" escriben. También dicen que la ayuda limitada que el FEMA ha dado hasta ahora ha sido provechosa pero insuficiente. En abril el estado solicitó que se declararan en estado de desastre mayor y bajo la asistencia protectora de emergencia del FEMA 252 condados, pero hasta ahora, solo 52 condados (una quinta parte) han recibido algún tipo de asistencia. "No podemos exagerar la importancia de dirigir ayuda a nuestro estado, nuestros representados y comunidades, para que ellos puedan extinguir esas hogueras devastadoras y empezar la reconstrucción y recuperación" escriben.

El gobernador Rick Perry reiteró el martes 6 de septiembre su llamado a que la declaración de desastre sea más amplia y hasta ahora todo lo que ha obtenido es una llamada telefónica de Obama, en la cual le prometió que se iban a "evaluar rápidamente" sus solicitudes de ayuda adicional.

El Servicio Forestal de Texas informó que, desde el principio de este año, ha habido más de 19,500 incendios forestales en el estado que han arrasado con más de 3.6 millones de acres, en una zona del tamaño del estado de Connecticut, y sin embargo el gobierno de Obama sigue midiendo por goteros la ayuda del FEMA al estado, como lo ha hecho en respuesta ante todos los demás desastres naturales en el país. En Texas, familias que perdieron sus hogares ante el fuego han tenido que esperar a que el FEMA haga sus "evaluaciones", antes de saber si van a poder recibir o no alguna ayuda. "Nos están dando las respuestas burocráticas de siempre, de que 'No podemos darle ninguna información' así que es frustrante" dijo Billy Ballard cuya familia perdió su hogar en los incendios en Bastrop, en el noticiero KVUE-TV de Austin. Funcionarios del FEMA respondieron que no hay forma de saber cuando empezará a fluir la ayuda federal. "A este ritmo, yo creo que el próximo año, porque a través del FEMA no se está moviendo nada. Así que, ya saben, hola Katrina, ahí vamos de nuevo!" dijo Ballard.

Mientras tanto, funcionarios contra incendios de Texas reportan cierto progreso en el combate contra el fuego en el complejo del Condado Bastrop, que, dicen, se ha logrado contener hasta en un 30 por ciento. Sin embargo, el viernes 9 reportaron que el fuego había destruido 1,386 viviendas, el doble de las que se habían reportado solo dos días antes. En otras partes del estado se destruyeron otros 240 hogares.

En tanto que el incendio de Bastrop está bajo control en cierta medida, los esfuerzos se concentran en el incendio de Riley Road, que ha consumido 11,000 acres de terreno en tres condados al noroeste de Houston y ha destruido 75 hogares. El humo que despide es tan denso que ha reducido la luz solar y reducido la temperatura considerablemente.