El senado vota a favor de considerar más dinero para los fondos de ayuda ante desastres; Obama condena la ayuda contra desastres

17 de septiembre de 2011

El senado vota 61-38 a favor de considerar más dinero para los fondos de ayuda ante desastres; Obama habla sobre "empleos" y condena la ayuda contra desastres

17 de septiembre de 2011 — Para esta semana había escasamente $400 millones de dólares en el Fondo de Ayuda ante Desastes (DRF, por sus siglas en inglés), administrado por la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), y esa cifra tan miserable sigue siendo la misma por la política de Obama de suspender, retrasar o cancelar los miles de millones de dólares que ya se habían comprometido para proyectos de reconstrucción en los dos últimos años. Estos son docenas de casos en donde el FEMA " se desobligó", en operaciones logísticas vitales de seguimiento (sistemas de drenaje, puentes, líneas eléctricas, presas, diques, etc.). Ahora se está desintegrando la infraestructura básica de la nación.

Ayer, en el Senado se produjo una maniobra de flanqueo para canalizar algo de dinero al DRF. Con una votación de 61 contra 38 se aprobó tomar medidas en los próximos días, que le darían al DRF del FEMA parte de los $5,100 millones de dólares del presupuesto del año fiscal 2012, e incluyen cierto financiamiento para el cierre del año fiscal 2011. Ocho republicanos, especialmente de las zonas más afectadas por los desastres, votaron con los demócratas, como el senador David Vitter (Louisiana), Roy Blunt (Missouri) y Pat Toomey (Pennsilvania). Blunt y Toomey cambiaron su voto del lunes. Buena parte de sus respectivos estados están, literalmente, bajo el agua.

Desde su toma de posesión en enero del 2009, todos estos 32 meses hasta el 30 de septiembre, el fin del año fiscal federal, el gobierno de Obama se ha caracterizado por una inactividad flagrante cuando se trata de proveer ayuda y obras de reconstrucción federal para las zonas de desastre, ya abandonadas durante los ocho años de George W. Bush, y de hacerle frente de manera apropiada a los muchos desastres severos que han ocurrido desde entonces. No solo el DRF de FEMA, sino el financiamiento de recuperación ante desastres de otras agencias federales pertinentes —Cuerpo de Ingenieros del Ejército, NOAA, la Administración Federal de Caminos, y el Departamento de Agricultura— también se las ha restringido deliberadamente.

A continuación, algunos aspectos del historial vergonzoso de Obama —que son en sí mismos causales para sacarlo de su cargo—según la región geográfica.

MEDIO OESTE, INUNDACIONES EN LOS ESTADOS DEL CENTRO NORTE

En los estados del Medio Oeste y de las planicies del norte, se han paralizado docenas de proyectos, que datan de las inundaciones y las tormentas de hielo de hace varios años, así como también los relacionados con las enormes inundaciones de la cuenca del Missouri que están ocurriendo ahora.

La cuenta de reembolsos de ayuda ante desastres que no ha pagado FEMA llega a los $1,200 millones en Iowa y $40 millones en Nebraska, según información de funcionarios estatales al diario Omaha World Herald del 9 de septiembre del 2010.

Entre las operaciones de ayuda ante desastres que nunca se han pagado, está la tormenta de hielo del año nuevo del 2007 en Nebraska, y las inundaciones en Iowa del 2008. Se le debe dinero al sistema de drenajes Cedar Rapids y otras obras públicas. El Distrito de Energía Pública de Nebraska está esperando el reembolso de casi $10.4 millones por los daños ocasionados por la tormenta de hielo del 2010.

ESTADOS DEL CENTRO SUR

Desde el huracán Katrina en el 2005, se han llevado a cabo importantes proyectos de reconstrucción en la ciudad de Nueva Orleans y otras partes de la costa del Golfo, con los cuales se comprometió FEMA, pero cuya ayuda se ha suspendido.

En el único caso destacado en donde se ha completado el proyecto —la barrera de compuertas contra inundaciones más grande del mundo, construida a tiempo y dentro del presupuesto, bajo la dirección del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, para proteger a Nuevo Orleáns— el gobierno de Obama se niega a establecer el financiamiento operativo para dotar de personal al sistema de compuertas. ¡El distrito de diques local está tratando de recolectar fondos para hacerlo!

En Gulfport, Mississippi, solo se ha completado la mitad de las instalaciones portuarias después del Katrina.

En la parte baja del Río Mississippi, entre los estados de Louisiana y de Mississippi, el FEMA no ha cubierto compromisos que tiene desde las inundaciones de la primavera pasada.

En el "cinturón de tornados" en el sur, fuertemente afectados esta primavera pasada, el Programa de Asistencia Individual (IAP) del FEMA está todo echado a perder. Para fines de julio, solo se ha aprobado otorgar asistencia al 18% de los residentes de Alabama que metieron solicitud de ayuda del FEMA debido a los tornados de abril; es decir, 15,597 aprobados de 87,917 solicitudes.

SISTEMA NACIONAL DE LOGÍSTICA SIN FONDOS

Le han negado recursos suficientes al Cuerpo de Ingenieros para llevar a cabo todo el dragado que se requiere después de las inundaciones en la parte baja del Río Mississippi y otros lugares. En el sistema del Río Mississippi, el Cuerpo calcula que el costo de reparación de sus compuertas y la escalera de represas entre Montana y Nebraska costaría más de mil millones de dólares. Pero en vez de asignar esos recurso, el gobierno de Obama propone ¡un recorte en el presupuesto del Cuerpo de Ingenieros de $4,900 millones a $4,400 millones!

El sistema carretero interestatal requiere reparaciones urgentemente en varios puntos. Por ejemplo, la Interestatal 29, que corre de norte a sur desde Canadá hasta la ciudad de Kansas, ha sufrido cierres por dos meses. En el este, la Interestatal 81, desde Canadá hasta el sur de Virginia, tiene varias zonas en los estados de Nueva York y Penssylvania que fueron arrastrados por el agua. En Vermont y Nueva Inglaterra, la Interestatal 89 y la 91 desde el sur de Canadá, y varias otras arterias tienen partes cortadas. Carreteras secundarias tienen daños similares o están destruidas en muchos estados. Hay poblaciones pequeñas que siguen incomunicadas o a las que solo se tiene acceso por las rutas más tortuosas.

Las rutas ferroviarias de Nueva Inglaterra, a lo largo del Río Missouri, tiene daños extensos. El activo corredor ferroviario que pasa por Saint Joseph, Missouri (Burlington Northern/Santa Fe) fue cortado debido a las inundaciones. Se han realizado los trabajos de reparación del BNSF, con la esperanza de reabrirlos ya. Pero cerca de ahí, las rutas en Omaha no se van a reabrir sino hasta fines de septiembre o incluso hasta octubre.