Geithner fracasó en Polonia: nuestro programa ahora está bajo consideración

20 de septiembre de 2011

20 de septiembre de 2011 — Después de dos días de pláticas en Wroclaw, Polonia, los ministros de Finanzas de la zona del euro rechazaron tajantemente el plan del secretario del Tesoro de EU, Timothy Geither, de hiperinflar al mundo llenándolo de dólares. Polonia preside actualmente la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE). "Geithner fracasó en Polonia y no hubo acuerdo transatlántico de rescates" dijo Lyndon LaRouche el pasado domingo 18. "Nuestro programa está ahora sobre la mesa de discusiones como la única opción. Nos apegamos a principios y ganamos realmente".

Como lo destacó la agencia noticiosa Bloomberg, Geithner "planteó una variación de un plan de 2008 que él desarrolló cuando estaba en la Reserva Federal de Nueva York, el cual ampliaría el alcance del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) usando el apalancamiento en asociación con el Banco Central Europeo (BCE)". Esta idea no pegó, en particular con los alemanes. "El único propósito del FEEF es el financiamiento de los Estados y eso está en orden siempre y cuando se haga vía el mercado de capitales", dijo el presidente del banco central alemán, el Bundesbank, Jens Weidmann, en sus declaraciones a la prensa. "Si se hace vía banco central constituye un financiamiento monetario (inorgánico) público" lo cual, según los reglamentos de la zona del euro, no está permitido. "Nosotros pensamos que los problemas económicos y sociales reales no se van a resolver mediante una política monetaria" agregó el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble, quien estaba parado junto a Weidmann. "Ese no ha sido nunca el modelo europeo y nunca lo será".

La cobertura en los medios realmente no hace justicia al tratamiento derogatorio que recibió Geithner. Contrario a los informes de prensa, Geithner no fue invitado a las sesiones de ministros de Finanzas europeos en Polonia, sino que se metió casi a la fuerza, básicamente invitándose el mismo. Y su presencia no fue bien recibida. La ministra de Finanzas de Austria, Maria Fekter, quien dijo recientemente que ella apoyaba totalmente la división de los grandes bancos con las normas de la ley Glass-Steagall, fue la más directa. Declaró: "Yo encuentro que es muy curioso que a pesar de que los estadounidenses tienen cifras básicas significativamente mucho peores que las de la zona del euro, nos quieran decir lo que debemos hacer, y cuando nosotros hacemos una sugerencia... dicen no de inmediato".