Piden fiscales independientes para que se investigue al gobierno de Obama por los casos de Solyndra y "Rápido y Furioso"

24 de septiembre de 2011

23 de septiembre de 2011 — Dos congresistas, cada uno por separado, le han hecho llamados al Procurador General de EU, Eric Holder, para que nombre un investigador independiente o un fiscal especial que investigue al gobierno de Obama, con relación a tres escándalos que están involucrando simultáneamente al Presidente Obama: los casos de Solyndra, de LightSquared y la Operación "Rápido y Furioso".

El pasado martes 20, el presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, Lamar Smith le pidió al Procurador General, Eric Holder, que nombrara un investigador independiente para que investigue si el gobierno de Obama tuvo motivos políticos cuando aprobó una garantía de préstamo federal por $535 millones en 2009 para Solyndra, Inc. "Un inspector independiente descubrirá la verdad de si hubo motivos políticos que influyeron en la decisión del gobierno de Obama para favorecer a Solyndra por encima de otros solicitantes del crédito que eran más estables financieramente, garantizando así la integridad para todos los acreedores en un proceso de quiebra", escribió Smith en una carta de tres páginas al Procurador General Eric Holder.

El mismo martes 20, el presidente de la Comisión de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes, el representante Darrell Issa, pidió un fiscal especial para investigar el creciente escándalo en torno a la operación "Rápido y Furioso". "Nosotros quisiéramos que haya un verdadero fiscal especial, en particular cuando es obvio que si Eric Holder no lo sabía, fue porque no quiso saberlo o porque no estaba haciendo su trabajo", le dijo Issa a los periodistas. Issa se quejó de que "hay un proceso de encubrimiento de un patrón delincuencial que no se puede explicar como el caso de gente que quiere hacer lo correcto pero que cometió un error. Aunque tengo capacidad de citatorio, no tengo la capacidad de encerrar a nadie por desacato hasta que confiesan y nos dan lo que buscamos".

Rápido y Furioso, fue una operación encubierta realizada por el despacho responsable del control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de EU (ATF, por sus siglas en inglés) entre 2009 y 2010, supuestamente para investigar el tráfico de armas hacia México. La ATF facilitó, cuando menos, 2000 operaciones de venta de armas, y algunas de esas armas se les ha vinculado con 200 hechos delictivos en México, cuando menos.

Ese mismo día por la mañana, el representante Issa había declarado en la cadena de TV informativa C-SPAN, que su comisión contempla investigar los programas de préstamos del gobierno a las corporaciones privadas a la luz de las acusaciones de acuerdos indebidos entre la Casa Blanca y las compañías Solyndra y LightSquared.

En el primer caso, los abogados del director ejecutivo de Solyndra, LLC, Brian Harrison, y el director de finanzas, W. G. Stover, le enviaron una carta a la Subcomisión de Supervisión e Investigaciones de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, donde informan a la subcomisión que sus clientes van a invocar sus derechos a la Quinta Enmienda y que no responderían a ninguna pregunta que se les haga en las audiencias del Congreso del viernes.

En el caso de LightSquared, un funcionario secundario del gobierno salió diciendo que la Casa Blanca trató de influenciar su testimonio con relación a un proyecto de transmisiones inalámbricas respaldado por el multimillonario contribuyente demócrata Philip Falcone, el cual oficiales de las Fuerzas Armadas temen pudiera afectar los delicados sistemas de navegación satelital. Anthony Russo, director de la Oficina de Coordinación Nacional para el Posicionamiento en el Espacio, Navegación y Programación, dijo que él rechazó los consejos de la Oficina de Programación y Presupuesto de la Casa Blanca, que le sugirieron que le dijera al Congreso que las preocupaciones del gobierno sobre el proyecto de la firma LightSquared se podrían resolver en 90 días. El comentario de Russo se produjo solo unos días después de que el general de cuatro estrellas, William Shelton, quien encabeza el Comando Espacial de EU, dijo en el Congreso que se sintió presionado por la Casa Blanca para que cambiara su testimonio sobre el mismo proyecto. El congresista republicano de Georgia, Paul Broun, presidente de la Subcomisión de Investigaciones y Supervisión de la Comisión de Ciencia de la Cámara de Representantes, dijo que le preocupaba que cuatro de los cinco testigos del gobierno que se presentaron a su audiencia del 8 de septiembre hubieran tenido el mismo lenguaje en sus testimonios escritos que reflejan la visión del gobierno sobre el proyecto LightSquared.

En el caso de la operación "Rápido y Furioso", el viernes, 9 de septiembre, los investigadores del Congreso le pidieron formalmente al gobierno de Obama que entregara copias de todos los documentos que tienen que ver con tres funcionarios de seguridad nacional claves de la Casa Blanca y el programa, otros casos de armas del despacho encargado del control de armas de fuego (ATF, por sus siglas en inglés) en Phoenix, Arizona, y todas las comunicaciones entre la Casa Blanca y el funcionario de campo de la ATF en Arizona. Issa y Grassley le enviaron la carta al Asesor de Seguridad Nacional Thomas E. Donilon, el principal asistente del presidente Barack Obama en la materia. La carta se produjo después de que surgieron una serie de correos electrónicos en donde se mostraba que William D. Newell, el supervisor de campo de la ATF en Phoenix durante la operación "Rápido y Furioso", estaba en contacto rutinario con Kevin O'Reilly, entonces director de Asuntos Norteamericanos de la Casa Blanca ante el Consejo de Seguridad Nacional. La Casa Blanca ha dicho que O'Reilly le reenvió los correos electrónicos a otros dos funcionarios de la Casa Blanca, Dan Restrepo, asistente especial del Presidente y director de Asuntos del Hemisferio Occidental, y Greg Galjanis, director de Política Antiterrorista, Terrorismo Financiero y Antinarcóticos. La carta solicita todos los correos electrónicos, documentos, informes, papeles y notas manuscritas que tengan que ver con O'Reilly, Restrepo y Galjanis durante el período de "Rápido y Furioso". La Comisión también quiere entrevistar personalmente a O'Reilly para fin de este mes.

Finalmente, han aparecido grabaciones que antes eran secretas, hechas en marzo del 2011 por Andre Howard, propietario de la compañía Lone Wolf Trading de Grendale, Arizona, sobre sus conversaciones con el agente de la ATF, Hope McAllister, en donde se expresa preocupación de que uno de los soplones había entregado material para la investigación que "era más tóxico de lo que te das cuenta". La conversación sugiere un intento de encubrimiento. El negociante de armas informa que le entregó el archivo a los senadores Patrick Leahy y Grassley, "pero Leahy como los dos sabemos ha aplazado esta investigación ahora mismo, cierto, sin planes para volverla a convocar. Así que la gente de ustedes tuvo éxito por ese lado". El agente responde: "Cierto". El negociante también dice que Holder iba a responder ante una investigación de Lamar Smith como lo hizo con Grassley: "Y te puedo asegurar que a la prensa no le va a gustar su respuesta porque básicamente va a copiar lo que le dijo a Grassley". Agente: "Si". Negociante: "No se puede desviar". Agente: "En cierto momento van a tener que decirle a Grassley, vas a tener su poner tu trasero en un asiento. Quiero decir, como dije, lo que entiendo es que el no puede convocar a una audiencia. Alguien del partido de mayoría tiene que convocar a una audiencia congresional y por lo pronto..."

En un giro sorprendente más, estas grabaciones, que se le entregaron a la Comisión de Issa, que a su vez las entregó al Inspector General, fueron entregadas después por el Inspector General a la oficina del Procurador General y la ATF en Arizona, que es el blanco de la investigación.

El martes, Issa y Grassley le escribieron una carta a la Inspectora General de Justicia, Cynthia Schneder, acusándola de poner en peligro y obstruir la investigación.

La carta describe como un supervisor de la ATF, hablando sobre las investigaciones congresionales supuestamente dijo, "todos estamos con la misma partitura. Y si nos quedamos todos en la misma partitura, no va a haber problema".

Grassley e Issa dijeron que las acusaciones de que el despacho del Procurador de EU y personal de la ATF intentaron influir en el testimonio de los testigos merece "una investigación concienzuda, agresiva e independiente".