Rusia y China atacan al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas porque tratan de comenzar una guerra contra Siria

5 de diciembre de 2011

Rusia y China atacan al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas porque tratan de comenzar una guerra contra Siria

5 de diciembre de 2011 — Rusia y China criticaron duramente al Concejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (CDHONU) durante su sesión de emergencia sobre Siria, que se realizó el pasado sábado 3 de diciembre, por su intento de empujar inmediatamente una guerra como la de Libia en contra del Presidente Bashar al-Assad y Siria. La reunión de emergencia del CDHONU fue organizada para hacer una votación de una resolución que impondría rígidas sanciones a Siria y le exigiría que aceptara una amplia gama de intervenciones extranjeras, desde observadores de la Liga Árabe y de las ONU, hasta el establecimiento de tribunales internos con el propósito de llevar a los militares sirios a juicio por atacar a los civiles. El alto comisionado de la Organización de Naciones Unidas, Navi Pillay, propuso al Concejo que llevar a Siria ante la Corte Penal Internacional (CPI), pero esto fue rechazado —por ahora— por los países miembros. Lyndon LaRouche calificó a esa sesión de la CDHONU como una "prostitución diplomática".

La resolución fue aprobada con el voto de 37 miembros del CDHONU encabezados por los británicos y el gobierno de Obama, pero Rusia, China, Ecuador y Cuba votaron en contra, y seis países se abstuvieron. La resolución, que siguió a la presentación de un informe sesgado y pernicioso elaborado por una comisión especial que acusó al gobierno de Siria de "crímenes contra la humanidad", no fue más que un paso en la dirección de usar a Siria como el detonante de la guerra termonuclear del imperio británico contra Asia.

Rusia condenó el informe por completo en una declaración emitida por el Ministerio de Relaciones Exteriores: "Para Rusia son inaceptables las posiciones adoptadas en el documento, que sugieren una posibilidad velada de una intervención militar extranjera, bajo el pretexto de defender al pueblo sirio".

"Desafortunadamente", señala la declaración rusa, "el proyecto de resolución presentado por los países de Occidente a la reunión especial del Consejo de Derechos Humanos [de la ONU] estuvo politizado y parcializado. Los pasos más recientes dados por las autoridades sirias para estabilizar la situación, hacer reformas en el país y establecer una diálogo nacional, no se reflejaron en el mismo".

"Rusia mantiene una posición fundamental en contra de la utilización de los mecanismos de derechos humanos para intervenir en los asuntos internos" de un país.

Valey Loshchinin, delegado de Rusia ante el CDHONU, dijo que "queremos alertar contra una interferencia ilegal por fuerzas extranjeras, incluso bajo el pretexto de proteger los derechos humanos. Esto tendría consecuencias muy serias e imprevisibles". Le pidió a todas las facciones en Siria a que detengan la violencia. Y añadió que, "tenemos noticias de que fuerzas extranjeras, grupos terroristas armados que son organizados y abastecidos con armas y dinero desde el extranjero, siguen alimentando el conflicto en Siria".

He Yafei, delegado de China, también atacó el intento de utilizar el CDHONU para amenazar con hacer una intervención militar. "Los Estados miembros de la Organización de Naciones Unidas deben seguir los principios y el propósito de la ONU y abstenerse de resolver las diferencias a través de la fuerza o amenazando con ejercerla". Yafei también denunció que con esta resolución se intenta usar al CDHONU para presionar al Consejo de Seguridad de la ONU, cosa que viola los estatutos del CDH.

Eso es exactamente lo que el Gobierno de Obama estaba haciendo, según la agencia de noticias Reuters. Eileen Chamberlain Donahoe, embajadora de Estados Unidos, le dijo a Reuters que la resolución "sentaría las bases" para acciones futuras de la ONU y de otras instituciones. Y a la pregunta de si esto incluía a la Corte Penal Internacional, respondió: "Absolutamente, incluso la CPI si el Consejo de Seguridad decide referirle el caso".