Fomentar la desestabilización de Rusia, es jugar con fuego

8 de diciembre de 2011

7 de diciembre de 2011 – Durante los pocos días que siguieron a las elecciones parlamentarias de Rusia el 4 de diciembre pasado, las redes del Proyecto Democracia de George Soros, Mikhail Gorvachov y otros fanáticos vinculados a Londres entusiastas del "cambio de régimen" en Rusia, y en particular ante la perspectiva de la vuelta de Vladimir Putin a la Presidencia. Entre el montón de funcionarios de occidente que se lanzaron al ataque de la fórmula rusa Putin-Medvédev, se cuentan el ministro británico del Exterior, William Hague, quien proclamó su "seria preocupación", luego de que un informe de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) acusó al partido Rusia Unida de llenar las urnas electorales; Hillary Clinton, Secretaria de Estado de Estados Unidos, quien salió con la línea de la "seria preocupación" a nombre del gobierno de Obama, y le agregó que "los electores rusos merecen que se investigue todos los informes dignos de crédito sobre el fraude y la manipulación electoral, y esperamos en particular que las autoridades rusas tomarán las medidas necesarias"; y el senador John McCain, quien publicó un mensaje en Twitter dirigido a Putin que dice: "Querido Vlad, La Primavera Árabe está llegando a un vecindario cercano a ti".

El ex presidente de Rusia, Mikhail Gorvachov, habló en la estación de radio liberal Ecos de Moscú, pidiendo "cambios en el sistema político de Rusia".

En las elecciones de la Duma del Estado (el parlamento ruso), la fórmula de Rusia Unida liderada por el actual Presidente Dmitriv Medvedev, recibió casi un 50 % de los votos, con lo cual mantiene una mayoría simple de 238 puestos del parlamento formado por 450 miembros (una disminución de unos 70 puestos). El Partido Comunista de la Federación Rusa, con casi 20% de los votos, obtuvo 92 puesto en el parlamento, duplicando su número anterior. El partido Una Rusia Justa, que encabeza Sergei Miranov, quien fuera presidente del Consejo de la Federación, obtuvo un 13% (64 puestos) y el Partido Liberal Democrático de Rusia de Vladimir Zhirinovsky recibió un 11% (56 puestos).

La gente que los medios occidentales presentan como "la oposición" no forma parte de ninguno de esos partidos. El movimiento extraparlamentario Solidaridad tomó las calles el lunes para acusar al partido Rusia Unida de haber cometido fraude en las votaciones. Varios miles de personas participaron en la manifestación, para la cual tenían un permiso de 500 personas. La multitud fue enardecida por Alexei Navalny, un abogado que se ha hecho famoso por su actividad por Internet como activista en contra de la corrupción, quien gritaba "Putin es un ladrón", y comenzó a corear las consignas "Rusia sin Putin" y "No perdonaremos". En cierto momento, según la prensa rusa y videoclips de aficionados colocados en la Internet, Ilya Yashin de Solidaridad conminó a la multitud a que se dirigieran a la sede de la Comisión Central Electoral, entrando entonces en zonas para lo cual no tenían permiso para estar, y entonces fueron detenidos por la OMON, que es una fuerza especial de la policía. Entre 200 y 300 personas fueron arrestadas, incluyendo Yashin y Navalny.

Navalny se convirtió en una celebridad de la Internet en el último año, desde que denunció la salida de millones de dólares y rublos del financiamiento de proyectos importantes financiados por el gobierno, como el oleoducto desde Siberia del Esta al Océano Pacífico. Navalny ha recibido bastante entrenamiento en Occidente, desde donde se viene cultivando su figura: en el 2010 fue becario del Programa Yale World Fellows, un proyecto creado por Richard C. Levin, presidente de la Universidad de Yale, con la ayuda del ex presidente mexicano Ernesto Zedillo (quien tiene su propio lugar en la historia como colaborador de Soros en el proyecto "Drogas y Democracia", para legalizar las drogas), con el fin de "crear una red global de líderes emergentes". Los participantes son entrenados por gente como el subsecretario general de la ONU, el británico Mark Malloch Brown (famoso por haber creado en Georgia, con Soros, el proyecto Saakasvili, entre otras "revoluciones de color"), Aryeh Neier, quien preside el Instituto Sociedad Abierta de Soros, y Tom Scholar, director ejecutivo del Reino Unido para el Banco Mundial y el FMI.

Desde que Navalny regresó a Rusia se dedicó a hacer una farsa electoral, sin ninguna representación, para la elección del alcalde de Moscú, lanzada por Internet por el diario financiero Kommersant. Navalny "ganó" con un 45% de los 67.000 votos registrados. Otro periódico, Vedomosti (del cual el Financial Times de Londres es copropietario) nombró a Navalny "personaje del año" en 2009. El fue el tema de un artículo muy superficial que apareció en The New Yorker en abril de 2011 sobre "la cruzada cibernética de un hombre contra la corrupción". Es famoso por llamar al partido Rusia Unida "partido de bandidos y ladrones". En el 2005, el y María Gaidar, hija del arquitecto de las desastrosas políticas neoliberales de los años 90, formaron un grupo al que llamaron "Da", nombre sacado de una especie de programa neurolingüístico que quiere decir "Sí", pero que también lo ha vinculado con el movimiento Marcha Rusa en contra de los inmigrantes.

Durante los últimos días, la prensa neoliberal y vinculada a Gorbachov hicieron una alharaca por el arresto y detención de 15 días de Yashin y Navalny. Alexei Venediktov, el propietario y editor de la radio Ecos de Moscú, proclamó que el arresto de Nvalny resultaría en un error fatal para Putin. La periodista neoliberal Yulia Latynina escribió en el diario en ingles Moscow Times que las elecciones del 4 de diciembre serían las últimas de Putin, y que no sería electo Presidente en Marzo. Le político neoliberal Boris Nemtsov intentó visitor a Navalny y a Yashin en prisión. Amnistía Internacional (AI) los declaró "presos de conciencia", y el director de AI para Europa y Asia Central, Nicola Duckowrth, declaró que "estos arrestos vergonzosos demuestran una vez más la incapacidad del gobierno ruso para respetar los derechos de sus ciudadanos a la libertad de expresión y de reunión".

Medvédev sostuvo una reunión con el presidente de la Comisión Electoral Central, Vladimir Churov, la cual fue televisada a nivel nacional, y quien informó que algunos observadores internacionales se habían quejado de que no había suficientes partidos inscritos en la boleta electoral. Medvedev respondió tajantemente que el sistema político de Rusia es un asunto interno, y no es asunto de esos observadores internacionales.

Por su parte, Putin se reunió el martes con activistas de Rusia Unida que están en contacto con la población en las regiones del país. Dijo que RU había obtenido una "mayoría estable", aunque "hubo pérdidas, lo cual es inevitable para cualquier fuerza política, en especial para quien ha asumido el peso de la responsabilidad de la situación del país por más de un año... Ustedes y yo podemos ver, y sabemos lo que sucede en países cuya situación económica y social parecía más estable: millones de personas están en las calles", en referencia a las manifestaciones en España, Grecia, Italia, etc. "Sin embargo, en Rusia se han elevado los salarios y las pensiones".