Un pleito de pandillas en la cubierta del Titanic

13 de diciembre de 2011

13 de diciembre de 2011 — Una fuente de inteligencia estadounidense que le ha hecho seguimiento a los altibajos del euro con mucho cuidado, caracterizó la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de las naciones de la Unión Europea que se realizó en Bruselas el pasado viernes 9, como "un pleito de pandillas en la cubierta del Titanic". La canciller alemana, Angela Merkel, y el Presidente francés, Nicolas Sarkozy, andaban tan ocupados en felicitarse mutuamente porque lograron apandillarse en contra del primer ministro británico, David Cameron, que no se dieron cuenta de que los acuerdos para crear otro marco para un tercer tratado europeo solo empeoraría la crisis europea, imponiendo una austeridad más dura todavía, lo cual socavará más la economía europea y creará una crisis de deuda bancaria y de deuda soberana aún mayor. La fuente señaló que, irónicamente, mientras que Gran Bretaña quedó aislada en Europa, la posición británica estuvo más fincada en la realidad —que han contribuido a crear, precisamente—- que el bloque de "Merkozy", que ahora enfrentan un plazo imposible de cumplir para febrero, para presentar un plan de implementación concreto, al mismo tiempo que todavía enfrentan el incumplimiento de Grecia, y tienen que lidiar con el refinanciamiento de la deuda italiana y la española al mismo tiempo, las cuales en conjunto superan el total de capital disponible en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera y en el FMI. En la práctica, la postura de Gran Bretaña fue la de zafarse de cualquier compromiso y procurar aislarse de la crisis, algo muy difícil de conseguir.

De hecho, la agencia de prensa británica Reuters informó que existe la preocupación creciente de que la crisis de Europa podría incluso destruir al propio Fondo Monetario Internacional, dado que el esquema acordado el viernes 9 requiere que el FMI intervenga con fondos para el súper rescate de España e Italia. Por primera vez, existe la inquietud real de que podría haber un incumplimiento a un préstamo del FMI, algo que no ha ocurrido nunca antes. En 2012, España tendrá que refinanciar más de 120,000 millones de euros, e Italia tendrá que refinanciar más de 340,000 millones. Esa suma es mayor que los 253,000 millones de euros de los que dispone el FMI para prestar. El ex economista en jefe del FMI, Raghuram Rajan, le dijo a Reuters que, "el problema con algunos de estos países ahora es que se está llegando a un punto donde la deuda es tan grande que hacer un incumplimiento al FMI es lo suficientemente atractivo si se quiere reducir la deuda. Yo no digo que la eurozona va a hacerle eso al Fondo. Pero cuando llegue el momento de tener que borrar algunas deudas, ¿va a respetar la eurozona el estatus preferencial del FMI?" En la reunión del viernes, los dirigentes europeos acordaron prestarle al FMI una cantidad adicional de 150,000 millones de euros, con la expectativa de que los países no europeos pongan otros 50,000 millones de euros. Esos fondos se utilizarían para los rescates de la eurozona. La pregunta es: ¿De donde van a sacar su aporte los países que ya no pueden pagar ni sus compromisos atrasados?