Congreso aprueba la exigencia de Obama para detener indefinidamente a ciudadanos estadounidenses sin el debido proceso

16 de diciembre de 2011

16 de diciembre de 2011 — El Senado de EU votó 86 a favor y 13 en contra, la versión final de la ley de asignaciones para defensa para el año 2012, que entre otras cosas legaliza la detención indefinida de ciudadanos estadounidenses por autoridades militares, sin juicio o cualquier otro derecho de proceso legal, simplemente por la sospecha de que estén asociados con Al-Qaeda, el Talibán, o cualquier otro grupo que se considere en guerra con EU y sus compañeros de coalición (sean los que fuesen).

El hecho de que la disposición sobre los detenidos está redactada de ese modo, es responsabilidad total del Presidente Barack Obama. Como lo reveló el senador demócrata de Michigan Carl Levin, presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado, el pasado 17 de noviembre, el proyecto fue aprobada por la Comisión con un lenguaje que descarta la aplicación de la sección 1031 (que ahora pasó a ser la sección 1021 de la síntesis aprobada, tomado del proyecto aprobado por la Cámara de Representantes, H.R 1540) a los ciudadanos estadounidenses. "Fue el gobierno el que nos pidió eliminar el lenguaje que poníamos en la ley que aprobó la Comisión, y que lo sacamos a solicitud del gobierno, la parte que hubiera dicho que esta determinación no se aplicaría para los ciudadanos estadounidenses y los residentes legales".

Como lo explicó Levin en una declaración del 18 de noviembre, el motivo por el cual el gobierno quería que se eliminara esa redacción, es porque cree que ya tiene la autoridad para detener indefinidamente sospechosos de terrorismo bajo la Autorización de 2001 para el Uso de Fuerza Militar que el Congreso se apuró a aprobar después de los ataques del 11 de septiembre. Ya se ha detenido a ciudadanos estadounidenses bajo esa ley anterior, como en el caso de José Padilla, quien fue detenido en una prisión militar en Carolina del Sur durante varios años antes de ser transferido al sistema se justicia federal sin explicación. Lo que hace la nueva ley, es codificar esas facultades que ya se permitían bajo la ley anterior, y las convierte en parte permanente del derecho estadounidense; fue el gobierno de Obama el que exigió todo eso, y la facultad para detener, indefinidamente y sin juicio, a cualquiera, incluyendo ciudadanos estadounidenses, considerados como amenazas terroristas para Estados Unidos.

Esta flagrante legislación inconstitucional exige la destitución inmediata de Obama de su cargo, ya sea por juicio político o la implementación de la 25ava Enmienda a la Constitución estadounidenses, mientras todavía exista tal Constitución.

La Cámara de Representantes aprobó la misma ley ayer, por un voto de 283 a 136, donde 93 demócratas se sumaron a 43 republicanos en la oposición. "En suma, lo que esta ley hace, es demoler la Constitución de EU y le da enorme poder al gobierno", dijo el representante demócrata por el estado de Ohio, Dennis Kucinich. "Nuestros hijos merecen un mundo sin límites, no una guerra sin límites. Nuestros hijos merecen un mundo donde sepan que su gobierno los protegerá, y que no los va a gobernar con el recurso de invadir sus pensamientos e investigando sus cuentas bancarias y sus registros académicos como hace la Ley PATRIOT".

Mientras que la disposición de detención ha encendido una tormenta entre los que se proclaman como defensores de las libertades civiles, tal como la ACLU, muchas de sus declaraciones en contra han sido muy suaves, ya que tratan el asunto como si fuese algo que el Congreso le impuso a Obama, cuando la realidad es que el Congreso le está dando a Obama y sus controladores exactamente lo que ellos quieren. Glenn Greenwald, quien escribió hoy en salon.com, hizo una de las mejores declaraciones en oposición a esa ley. Responsabiliza por esta atrocidad directamente a Obama, quien ha estado buscando exactamente la misma expansión del poder del Ejecutivo para hacer la guerra como lo hizo su predecesor, y rechaza hasta la mínima percepción de que el Congreso podría interferir con esto que él busca.

Obama "es uno de los defensores más agresivos de la facultad para la detención indefinida, en la historia", escribe Greenwald. "Como lo dijo Human Rights Watch: 'El presidente Obama quedará en la historia como el presidente que consagró en el derecho estadounidense la detención indefinida sin juicio alguno'. No hay lealtad partidista o propaganda de reverencia al líder lo suficientemente fuerte para oscurecer este hecho”, concluye Greenwald.

Y la única manera de parar esto es con la destitución inmediata de Obama del cargo, el único remedio, que Greenwald deja de mencionar.

Air Max 270 Men