Las manos de Nerobama están manchadas con sangre de los haitianos

12 de enero de 2012

12 de enero de 2012 — El surgimiento de un brote de cólera en la municipalidad de Pestel, localizada en el departamento de Grand Anse, en la parte sur de Haití, muestra de nuevo la negligencia del lunático de la Casa Blanca, a quien explícitamente se le dio la oportunidad de evitar un genocidio a raíz del terremoto en Haití en el 2010, y lo que hizo, más bien, fue que lo impuso como política. ¡Tiene que ser destituido!

El alcalde de Pestel informó que hay 200 personas enfermas de cólera, 17 de las cuales fallecieron la mañana del 7 de enero, en una zona privada de suministros médicos, personal de salud o centros de tratamiento para el cólera. A pesar de que un médico estadounidense, que trabaja para una ONG de médicos, actuó de inmediato y se puso en contacto con el Sistema de Asesoría sobre Epidemias de Haití (HEAS) a fin de conseguir los suministros y el personal médico necesario, la realidad es que ya las muertes representaron un 8.5% de la taza de mortandad, mucho más de lo que cualquier estadística de la Organización Panamericana de Salud (OPAS) ha mostrado.

Esto ocurre en medio de que oficialmente se dice que la tasa de infecciones ha descendido, y que han salido del país organizaciones médicas no gubernamentales a consecuencia de la falta de financiamiento. Tay y como lo indica el comentario médico que presentamos más adelante, Haití será golpeada por una "cuarta, quinta y sexta" oleada de cólera en los próximos meses, para lo cual se encuentra en condiciones de preparación deplorables.

Rabia y frustración se reflejan en el comentario de un profesional de la medicina que vive en el estado de Florida, que caracterizó el número de fatalidades sucedidas en Pestel como "una TFC (Taza de Fatalidades por Cólera) inaceptable, después de que la epidemia comenzó hace más de un año... No podemos continuar siendo testigos de las intervenciones negligentes que llevan a cabo las Naciones Unidas y su rama de salud". Otro experto de la medicina alertó sobre el hecho de que "es necesario que el CTC (Centro para tratamiento del cólera) en la zona de Pestel sea reactivado. Tenemos que reclutar el número necesario de médicos, enfermeras... y trabajadores de salubridad pública que se encarguen de garantizar la asistencia médica durante estos brotes, como modelo de lo que es necesario para las comunidades en todo Haití ante la llegada de la cuarta, quinta y sexta oleada. (énfasis nuestro)

"También tenemos que preguntarnos por qué este brote viene a suceder ahora en Pestel, y qué necesitamos para prevenir este tipo de brotes en todo Haití", añadió. "Eso va a requerir de la fase II de una Iniciativa de manejo de la epidemia de cólera, que aborde cada una de las 15 medidas del protocolo de emergencia para poder controlar esta epidemia; no solo para reducir las muertes y el sufrimiento de esta enfermedad, sino además lograr con medidas de prevención reducir también los casos y las infecciones. Cada una de las 15 medidas del protocolo de emergencia deben aplicarse. Muchas de estas no son de tipo médico. Por ejemplo, la manipulación apropiada de los cadáveres, las condiciones de salubridad, purificación del agua, y el almacenaje seguro para el agua potable. Necesitamos ya que todos estos elementos estén presentes en nuestra respuesta en Pestel, y en todo Haití, antes, durante y después de que enfrentemos la cuarta, quinta y sexta oleada de esta epidemia. Creo que debemos reflexionar cuidadosamente sobre lo que implica el brote de esta en Pestel en términos de la contención de la epidemia en el sur durante la cuarta oleada, que comenzará en el sur, entre los meses de marzo y abril".

Enlace al video de LPACTV, en inglés, del 24 de febrero de 2010: La supervivencia de Haití requiere que Obama salga de su cargo

[1] http://www.larouchepac.com/node/13659