Obama cierra 259 oficinas agrícolas federales para reducir la población

14 de enero de 2012

14 de enero de 2012 — El 9 de enero el gobierno de Obama anunció un plan de reducción de los servicios de campo del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). El secretario de Agricultura Tom Vilsack, anunció el cierre de 259 oficinas federales e instalaciones del Departamento de Agricultura en 46 estados y las oficinas del USDA en siete naciones. La excusa es el ahorro de fondos —una miseria de $150 millones al año de un presupuesto de $145 mil millones de dólares— pero la intención es quitarle base de apoyo a la producción agrícola de EU y el abasto alimenticio, siguiendo el intento imperial británico de deshacerse de más gente en el mundo.

Obama tiene salir, para que la gente pueda volver a comer.

Entre los aspectos podridos del juego de Obama están:

* Reducción de la ayuda ante desastres. De los 259 cierres, 131 son oficinas de la Agencia de Servicios Agrícolas, parte del sistema que se encarga de ayudar a los agricultores, vigilando posibles desastres y llevando a cabo un seguimiento después de los desastres, junto con otros programas federales. En un tiempo de climas extremos frecuentes, esta red de ayuda ante desastres debería fortalecerse y expandirse, no cerrarse.

* Reducción de la inspección sanitaria de alimentos. Muchos de los cierres eliminan operaciones locales y regionales del Servicio de Inspección y Sanidad Alimentaria del USDA, en centros importantes del cinturón agrícola, entre ellos Minneapolis, Minnesota; Madison, Wisconsin y Lawrence, Kansas.

Hasta la fecha, el centro de la USDA en Minneapolis ha llevado a cabo toda la observación de sanidad en los alimentos en los estados de Minnesota, las dos Dakota, Montana y Wyoming. ¿Qué sigue? ¡Quien sabe! En vez de los cierres, estas operaciones de inspección deberían expandirse, a la vez que se aumenta la producción diversificada de alimentos, que reemplace el sistema alimentario actual cartelizado dependiente de las importaciones, proclive a las enfermedades transmitidas por los alimentos, y enfermedades de plantas y animales.

* Reducción de la investigación. Se eliminaron 10 centros de investigación incluyendo la única operación del USDA en Alaska, que estaba enfocada en el rico potencial pesquero de las aguas del norte.

Van a cerrar el centro de investigación del USDA sobre el algodón, con 80 años de operación, en Shafter, California. Ha resuelto muchos problemas de enfermedades del algodón durante estas décadas y actualmente realiza un trabajo vital sobre el fusarium wilt

* Eliminación de personal experimentado. El último de los planes de Obama sigue adelante con su anterior campaña de deshacerse de personal del USDA de la forma que sea (retiro anticipado, “incentivo de pago por separación voluntaria”, “compras” de plazas) todo en el nombre de ahorrar dinero. Intencionalmente está sacando al personal y destrezas que se necesitan para apoyar la agricultura ahora y su futura expansión. El resultado neto de estos planes de que ‘hay que hacerlos que renuncien’, lo describió esta semana la subsecretaria de Agricultura Kathleen Merrigan como “buenas noticias en términos de que vamos a poder vivir con nuestros medios en términos de salario y gastos”. Dijo que “cuando uno calcula el número de años que han estado los empleados en el Departamento, vemos un flujo excesivo de 20,000 años de servicio en el USDA”.

Buenas noticias, pero para su jefe.