LaRouche advierte sobre las cabezas calientes que quieren desatar una Tercera Guerra Mundial

18 de enero de 2012

18 de enero de 2011 — El pasado sábado 14 Lyndon LaRouche emitió una enérgica advertencia de que el mundo se encuentra en una situación muy inestable cerca de una Tercera Guerra Mundial termonuclear, y que en este momento, cualquier tipo de provocación, particularmente en la zona del Estrecho de Ormuz sería demente. LaRouche se refería, en parte, a los informes de ciertas fuentes de inteligencia estadounidense de alto nivel de que una "facción en pro de la guerra" dentro de la Guardia Revolucionaria iraní estaba contemplando un incidente militar "limitado" en el Estrecho, que les permitiera consolidar su poder en vísperas de las elecciones parlamentarias de marzo. Irán se encuentra inmerso en una intensa lucha de facciones políticas entre grupos rivales encaminada hacia esas elecciones cruciales.

"Los únicos que se beneficiarían de esa irresponsable provocación en este momento serian los peores enemigos de Irán", advirtió LaRouche. "Si algunos elementos dentro de la Guardia Revolucionaria provocasen concientemente incluso un incidente menor en el Estrecho de Ormuz, entonces yo tendría que preguntar: ¿De que lado están ustedes? ¿Son acaso agentes de Israel?"

Durante pasado fin de semana se difundieron una serie de llamados públicos para la activación de un canal de comunicación extraoficial entre Washington y Teherán que evite la guerra, según el modelo del canal de comunicación que se estableció entre Robert Kennedy y Anatoly Dobrinyn durante la crisis de los misiles cubanos, la cual logró evitar una guerra termonuclear entre los Estados Unidos y la Unión Soviética en ese momento.

El 12 de Enero, David Ignatius publicó un llamado explicito a favor de ese canal extraoficial en su columna de The Washington Post, y el día 14, el ex funcionario del Consejo de Seguridad Nacional del gobierno de Carter, Gary Sick planteó algo similar en la cadena noticiosa CNN. Sick llamo explícitamente a los Estados Unidos e Irán a llegar a un acuerdo basado en que Irán ceda su uranio enriquecido en un 20% a cambio de las barras de uranio enriquecido al 20% que necesita para su reactor de isótopos que es parte del sistema medico de Irán. Lyndon LaRouche dio su respaldo pleno a esta propuesta.

LaRouche reitero que la única acción segura para evitar la guerra es la destitución del Presidente Barack Obama, ya sea en base a la Sección 4 de la 25ava Enmienda de la Constitución prevista para los presidentes que no son mentalmente capaces de ocupar el puesto, o ya sea a través del juicio político. "El Presidente Obama debe ser removido de su puesto ahora", declaró LaRouche. "Es un demente criminal. Remuévanlo de su puesto por los medios constitucionales prescritos y tendremos una situación totalmente nueva. Mientras que permanezca en el cargo estaremos al borde de una guerra general, motivo por el cual hago esta advertencia en contra de cualquier cabeza caliente que pueda estar engañándose a si mismo y pensando que una confrontación 'limitada' en el Golfo Pérsico seria un buen negocio. Esta es precisamente el tipo de error provocador que puede llevarnos a una Tercera Guerra Mundial".