Rusia y China involucran a Irán en una diplomacia para impedir la guerra

23 de enero de 2012

23 de enero de 2012 – A fines de la semana pasada una delegación diplomática iraní encabezada por Ali Baqeri, subsecretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, estuvo realizando una gira diplomática de alto nivel en Moscú y Beijing. Tanto Rusia como China han estado realizando esfuerzos muy activos en contra de la guerra.

El diario Tehran Times informó que el jueves 19 de enero Baqeri se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y analizaron la propuesta rusa que data desde julio pasado, tendiente a aplicar un enfoque "paso a paso" al programa nuclear iraní. Esto es un contraste con el enfoque del "diálogo-presiones" de las naciones de Occidente que exigen a Irán que negocie bajo la presión de las sanciones económicas y amenazas de un ataque militar. Irán sostiene que el diálogo y la cooperación serán fructíferos y darán resultados en una situación benéfica para todos, dijo Baqeri. Agregó que la cooperación entre Teherán y Moscú puede garantizar la estabilidad de la región. Por su parte, Lavrov señaló que Rusia hará todos los esfuerzos para garantizar el éxito de la nueva ronda de pláticas, que se espera se lleven a cabo en Turquía próximamente, entre Irán y las seis potencias involucradas en la negociación llamada "Seis más uno".

Al día siguiente, la delegación se reunión con las autoridades chinas en Beijing, y de acuerdo a la agencia noticiosa Xinhua, los funcionarios chinos plantearon que el regreso a la mesa de negociaciones era la "prioridad máxima". "China piensa que la cuestión nuclear de Irán se debe resolver pacíficamente mediante el diálogo y las negociaciones, y que las sanciones y los medios militares no abordan el problema fundamental", dijo el ministro asistente de Relaciones Exteriores Wu Hailong en la reunión del viernes 20, de acuerdo a la agencia Xinhua. La misma fuente señala que la delegación iraní "expresó su voluntad de reanudar las pláticas" con los seis países involucrados a fin de "fortalecer la cooperación" con la Agencia Internacional de Energía Atómica.

Lyndon LaRouche comentó que la única manera de derrotar el empuje británico hacia la guerra es que Estados Unidos y Rusia lleguen a un acuerdo con Irán en beneficio de todas las partes, y es en esa dirección que están colaborando Rusia y China.