Embargo petrolero contra Irán: Obama y los británicos tocan los tambores de guerra

26 de enero de 2012

25 de enero de 2012 — El Presidente Obama no tardó en sumarse a la danza de guerra de los británicos contra Irán, para aplaudir de manera altisonante las últimas sanciones de la Unión Europea en contra de Irán aprobadas el lunes 23, mediante las cuales se impuso un embargo a las compras de petróleo iraní a partir de julio, cuando concluyan los contratos existentes. "Estas sanciones demuestran una vez más la unidad de la comunidad internacional para abordar la seria amenaza que presenta el programa nuclear de Irán", dijo Obama. "Vamos a seguir aumentando la presión a menos de que Irán actúe para cambiar el rumbo y cumpla con sus obligaciones internacionales", agregó.

El secretario de la Defensa del Reino Unido, Philip Hammond, le añadió de su propia cuenta a las amenazas que ya habían lanzado el primer ministro David Cameron y el secretario de Relaciones Exteriores, William Hague. Hammond declaró que el pase del portaviones estadounidense USS Abraham Lincoln por el Golfo Pérsico el domingo pasado, escoltado por buques de guerra británicos y franceses, representaba "una señal clara de la resolución de la comunidad internacional para defender el derecho al libre tránsito a través de aguas internacionales". Y agregó que el Reino Unido está preparado para enviar más fuerzas a la región.

El destructor británico HMS Daring, que salió de Portsmouth a principios de enero, está ya a medio camino rumbo al Golfo, y ahora otro buque de guerra británico, el HMS Westminster, salió de Portsmouth el 21 de enero para realizar un despliegue de 7 meses "al este de Suez", como dicen los británicos. Hammond dijo que "también mantenemos buques barreminas en el Golfo, que forman parte importante de toda la presencia aliada ahí, y por supuesto el Reino Unido tiene una capacidad contingente para reforzar esa presencia en el momento en que se considere necesario hacerlo".

El ministerio de Defensa británico le comunicó a la agencia noticiosa Associated Press que la Armada Real también mantiene cuatro buques barreminas, dos fragatas más, tres buques de apoyo, un buque de reconocimiento y un submarino nuclear de ataque en la región. Todo esto además de los dos grupos tácticos de la armada de EU y de un grupo anfibio listo que se encuentra estacionado también en la región, para no mencionar las fuerzas aéreas y terrestres desplegadas en la región, que incluyen a 15,000 efectivos de tropa del ejército en Kuwait.

Todo esto no es más que tácticas de guerra de la Edad Media, para sitiar al objetivo, en este caso con el propósito de asfixiar económicamente a Irán al mismo tiempo que lo rodean militarmente. El riesgo y el peligro debería ser obvio. La cadena informativa rusa en inglés, Russia Today, advirtió el lunes que "la decisión de Washington de desplegar un segundo grupo de ataque con portaviones en el Golfo, el intento de la Unión Europea de presionar a Irán en lo económico, podría aumentar enormemente la probabilidad de una guerra total en la región". RT repasa luego la concentración militar estadounidense en la región y señala que Irán ha estado concentrando sus capacidades de guerra irregular durante las dos últimas décadas. De acuerdo al comandante de la Guardia Revolucionaria, el general brigadier Jafaari, "el enemigo es mucho más avanzado que nosotros en lo tecnológico; hemos venido utilizando lo que se llaman métodos de guerra asimétrica... nuestras fuerzas están ahora bien preparadas para ello", según cita el informe de Global Bearings. RT concluye que la estrategia de la UE de aumentar la presión económica sobre Irán, "podría detonar la conflagración que supuestamente está tratando de impedir".