Ley de expatriación de enemigos

27 de enero de 2012

27 de enero de 2012 — Además de las disposiciones de la Ley de Asignaciones de la Defensa Nacional (NDAA, como se le conoce por sus siglas en inglés) que permite la detención indefinida de ciudadanos estadounidenses sin juicio, otra ley, la Ley de Expatriación de Enemigos, introducida en el Senado por Joseph Lieberman y en la Cámara de Representantes por Charles Dent, permitiría que un ciudadano estadounidense sea despojado de su ciudadanía por estar presuntamente "involucrados en hostilidades en contra de Estados Unidos o apoyarlas".

Un artículo titulado "La Ley de Expatriación de Enemigos y la NDAA: ¿Destruido el Debido Proceso?", que se publicó en el sitio electrónico Nueva America, señala: "Como lo hizo notar un periodista, 'legalmente, el termino hostilidades significa cualquier conflicto sujeto a las leyes de la guerra, pero considerando el hecho de que la guerra contra el terrorismo es algo ambiguo y muy abarcante, cualquier acción puede ser calificada como apoyo al terrorismo.

'Y también, escondido efectivamente detrás de la cortina de humo de la seguridad esta el hecho de que la Ley de Expatriación de Enemigos no dice que entidad gubernamental —es decir, un tribunal militar o un panel del congreso— tiene el poder de clasificar como hostil a una persona sospechosa'.

"La larga lista de precedentes en donde el Presidente pasa por alto los principios constitucionales que obstruyen inconvenientemente el camino hacia una tiranía sigue creciendo. Con la Ley de Expatriación de Enemigos, la 14ava Enmienda es uno de esos molestos impedimentos que serán eliminados mediante los dictados al Congreso del autócrata de la Oficina Ovala.

"Los intentos de justificar la alienación de esos derechos constitucionales básicos fueron proporcionados rápidamente por ambos promotores de la Ley de Expatriación de Enemigos. Como se informa en un articulo de The International Bussines Time, 'tanto Lieberman como Dent se refirieron al caso de Anwar al Awlaki, el clérigo musulmán nacido en Estados Unidos que dirigía la operación de Al Qaeda en Yemen.

'Los repetidos intentos del ahora fallecido líder de Al Qaeda, Anwar al–Awlaki, de reclutar a otros ciudadanos estadounidenses para atacar nuestro territorio, demuestran la necesidad de actualizar nuestras leyes para que consideren a un enemigo que subvertiría nuestras libertades para atacarnos', dijo Lieberman.

"El presidente Barack Obama ordenó el asesinato de al–Awkali, un ciudadano estadounidense que no fue acusado de ningún delito y no se le concedió ninguna audiencia sobre los cargos de ayudar o asistir a al-Qaeda, y fue subsecuentemente asesinado en Yemen en septiembre de 2011 por un avión robot.

"Ahora que el presidente ha promulgado una ley del Congreso que le otorga poderes absolutos para arrestar y detener estadounidenses, ¿hay alguna duda de que hará lo mismo cuando sus conspiradores en el Congreso le envíen la Ley de Expatriación de Enemigos?"