El espíritu necesario ahora

17 de febrero de 2012

17 de febrero de 2012 — ¡Parece que el deseo de desafiar a la opinión pública cuando lo que está en juego es la existencia permanente de la civilización a nivel mundial, ¡es contagioso! Llamémosle el "espíritu de Lexington y Concord", cuando los estadounidenses se pusieron de pie para combatir al imperio británico en defensa de los principios. Que hablen, como lo hizo esta semana el cofundador de "Trabajos para Afganos", Ralph Lopez, en su columna de OpEd News, donde llama por el enjuiciamiento político de Barack Obama. Dice: "El tiempo para actuar es ahora. No me importa lo que otros piensen. Los tambores de guerra están batiendo y el tiempo de hablar es ahora o nunca. Ahora es el momento de hacerlo con respecto a las declaraciones de guerra en contra de Irán. Joe Biden pudiera ser un presidente competente... No pasará esta gran maldad".

En el mismo tono aunque menos valiente, declarando que "si el precio de parar la guerra es que me pongan diversos motes no importa, lo puedo aguantar" dijo el congresista demócrata por Minnesota Keith Ellison, al hablar de parar los tambores de guerra en contra de Irán.

Ellison y el republicano por Carolina del Norte Walter Jones, están circulando una carta donde hacen un llamado al Presidente Obama para "utilizar todos los mecanismos diplomáticos disponibles para resolver la crisis sobre el programa nuclear de Irán y evitar otra costosa guerra en el Medio Oriente". Le piden a sus colegas en el Congreso que firmen esa carta, en donde se citan las advertencias de los oficiales militares retirados de EU, general Anthony Zinni y almirante Michael Mullen, el secretario de la Defensa Leon Panetta y Mier Dagan de Israel sobre los peligros de hundirse en esta nueva guerra.

El congresista Ellison defiende su posición más elocuentemente en una entrevista con el noticiero Huffington Post ayer: "Una guerra son muertos. Una guerra es destrucción de la infraestructura. Una guerra son refugiados. No me voy a quedar parado aquí mientras una guerra se cierne sin tratar de por lo menos plantear estos problemas para que la población pueda tomar una decisión distinta".

"Yo creo que se está engatuzando a los medios hacia las mismas cosas con las que los engatuzaron para la guerra en Irak. ¿Que pasa si encontramos que ellos realmente no se están armando? Mientras se acumulaba todo para la guerra contra Irak, si alguien decía públicamente 'Yo no creo que Saddam tenga armas de destrucción masiva' simplemente se orinaban de la risa de uno. "Si el precio de parar la guerra es que me pongan diversos motes no importa, lo puedo aguantar".