Declaración de la Lista de Candidatos Larouchistas: El candidato competente para la Presidencia es la lista federal de LaRouche

18 de febrero de 2012

Declaración de la Lista de Candidatos Larouchistas

El candidato competente para la Presidencia es la lista federal de LaRouche

17 de febrero de 2012 – Hay una competencia en marcha ahora mismo, la cual determinará el destino inmediato de Estados Unidos, pero no es la de la elección Presidencial. Los medios informativos hacen una alharaca publicitaria sobre tal o cual triunfo electoral esperado, pero la batalla por Estados Unidos no se está dando en las elecciones primarias tampoco. AHORA MISMO hay una pelea de minuto a minuto por la existencia de nuestra nación, que está bajo la amenaza de una potencial guerra termonuclear global y de la desintegración hiperinflacionaria controlada de la economía mundial. Cualquier candidato que solo aborde los "temas" populares en vez de la cruda realidad, no se le debería permitir que se acerque a la Presidencia de Estados Unidos.

No obstante, no te desesperes por la falta de candidatos calificados. La Lista Federal de LaRouche actúa para impulsar las acciones necesarias que se han de tomar, como lo haría una presidencia en funciones. Aunque nuestros "líderes" se han desmoralizado debido a generaciones de guerras y no tienen el valor para mantenerse firmes por su cuenta, la Lista de LaRouche está preparada para dirigir moral y verazmente; en un sentido, ser la dirección de la dirección. El primer paso es la Glass-Steagall. El sistema financiero de Europa está fuera del alcance de cualquier mecanismo monetario que se pueda construir para rescatarlo otra vez. Los bancos europeos han reconocido que necesitarán 5 billones de euros (si, 5 millones de millones de euros) antes de fin de año, muchísimo más que la deuda de Grecia, lo que señala el hecho de que no se trata de la crisis de ninguna nación, sino de la crisis del sistema. Cualquier candidato que no esté a favor de la ley Glass-Steagall para restaurar un sistema de banca nacional que funcione, no es apto para ser Presidente.

Las guerras potenciales en Siria y en Irán, que los despliegues militares de Estados Unidos muestran que en realidad están apuntando hacia Rusia y China, se programaron para empezar directamente después del asesinato de Gadafi, pero debido a la oportuna intervención de Lyndon LaRouche, a la que se le unieron destacados militares estadounidenses, esas guerras se han retrasado. El reciente veto de Rusia y China a la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, obstaculizó el intento de los británicos por utilizar el derrocamiento de Assad para desatar esta guerra global termonuclear, que causó aspavientos de la representante de EU ante la ONU, Susan Rice, del canciller británico, William Hague y del Presidente Obama, quienes dicen que ahora Rusia y China tienen "sangre en sus manos". La ironía homicida de Barack Obama es que, a pesar de que se jacta de que mató a Osama Bin Laden, resulta ahora que las fuerzas de Al-Qaeda desde Irak son parte de la oposición a Assad, y han perpetrado atrocidades contra los ciudadanos de Siria, en una causa común y patrocinio de nuestro Presidente ¡controlado por los británicos! De manera similar, en Irán, se han descubierto operaciones semejantes, desde el momento en que los británicos reconocen que han recurrido a "operaciones encubiertas" en contra de Irán, y que un operativo de la organización terrorista de los Muyahidín en Irak (MEK) al que se capturó en el momento de intentar el asesinato de un científico iraní, confesó que había sido reclutado y entrenado por la Mossad de Israel. Las sanciones en contra de Irán lo que están creando es una crisis alimentaria entre los ciudadanos, en una especie de bloqueo medieval para causar hambruna. Estas son las condiciones que se deben abordar con un liderato real, no comentar sobre los "hechos" falsos, sino abordar el marco más amplio: el derrumbe del sistema monetario.

La Lista de LaRouche pelea por el retorno a un sistema de Estados nacionales soberanos, que cooperen en el desarrollo de la humanidad entera, con los ojos puestos en las estrellas. Así mismo, los ciudadanos no deben culpar simplemente a las sombras proyectadas en la pared, sino verse dentro de si mismo y preguntarse, ¿cómo se ha afectado tu pensamiento en estas décadas de derrumbe económico, guerra y pérdida de liderato moral, como se ve en el asesinato de John F. Kennedy? La felicidad humana, como decía Godofredo Leibniz, surge de la sabiduría, a través de la búsqueda del conocimiento, de la verdad científica, y en actuar sobre este entendimiento para mejorar las vidas de los demás. Tenemos que actuar ahora para detener al Imperio, que opera en nuestras mentes, y luchar por las medidas que se deben adoptar para la supervivencia de la humanidad, empezando con la destitución de Obama de su cargo.