Pretenden emplazar a Siria con ultimátum de 72 horas

24 de febrero de 2012

24 de febrero de 2012 — La primera pregunta que se planteó al vocero del Departamento de Estado de EU, en su informe diario a los medios informativos el jueves 23, fue sobre la discusión que se iniciará este viernes 24 en la reunión de los llamados "Amigos de Siria" que se llevará a cabo en Túnez, en donde se ha propuesto dar un ultimátum de 72 horas a Assad para que imponga un cese al fuego para permitir el acceso de "ayuda humanitaria" al país. El vocero, Mark Toner, dijo que no podía "hablar de un ultimátum", pero luego continuó implicando precisamente ese ultimátum y criticando a China y a Rusia por seguir "aislándose" por negarse a participar en el mismo. Toner dejó en claro nuevamente que toda la operación de los "Amigos de Siria" se cocinó como respuesta al veto que impusieron Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU precisamente en contra de esos planes.

Es de notar que los toques finales de esa operación se realizaron en Londres ayer, en varias reuniones paralelas durante la conferencia sobre Somalia, patrocinada por la cancillería británica. En el marco de esa reunión, un "funcionario de alto nivel en el Departamento de Estado" cuyo nombre omitió la prensa, dio a conocer de manera más tajante los planes para la reunión de Túnez.

La frase clave del día fue los "tres pilares", y en el orden en que los explicó dicho funcionario del Departamento de Estado, son:

— El pilar "humanitario". La junta interventora que se reúne en Túnez emitirá "propuestas concretas en como nosotros, la comunidad internacional, contemplamos el apoyo a las organizaciones humanitarias en el terreno en cuestión de días, lo cual quiere decir que el desafío es para el régimen sirio para que responda a esto". En otras palabras: un ultimátum para que acepte la intervención "humanitaria" extranjera, y probablemente en 72 horas.

— El pilar de la "transición", más conocido por lo común como "cambio de régimen". El funcionario del Departamento de Estado recalcó que el llamado Consejo Nacional Sirio (CNS) —uno de los grupos de la oposición que combate al régimen de Assad— va a presentar su plan de transición los 70 países de la junta de Túnez, donde participarán ONGs y otros grupos que se abrogan la representación de "la comunidad internacional". La agencia noticiosa londinense Reuters informó que el borrador de la declaración preparada en Londres y que se piensa aprobar en Túnez, "reconoce al Consejo Nacional Sirio como un representante legítimo de los sirios que procuran un cambio democrático pacífico". Al funcionario del Departamento de Estado de EU solo le faltó utilizar las mismas palabras, pero no obstante se refirió al CNS como eso exactamente, y señaló que "el grupo que se reúne mañana, por supuesto, mostrará que apoyamos esos esfuerzos, no solo el plan de transición de la Liga Árabe sino los esfuerzos del Consejo Nacional Sirio para implementar el plan de transición Árabe". Y añadió que el CNS va a presentar "lo que ellos necesitan de nosotros en términos de apoyo", de tal modo que esa junta de autodesignados "amigos de Siria" puedan "decidir colectivamente como... empatar nuestras capacidades con sus necesidades".

Se trata del mismo Consejo Nacional Sirio cuya sede está en Londres, que cuenta con el patrocinio británico, saudí y de Washington, y que su primer llamado a la intervención internacional en Siria (de cuantos ha hecho) fue prácticamente una copia palabra por palabra de la declaración que publicó el pasado 20 de diciembre la Sociedad Henry Jackson de Londres, una organización que desciende la Mesa Redonda británica comprometida con el programa del imperio para una guerra perpetua y para acabar con el Estado nacional.

— Y por ultimo, el pilar de la "presión y aislamiento". Es decir, seguir y agravar el plan de sanciones internacionales sobre la nación y el pueblo de Siria que ya han llevado al país al borde del colapso.

Ayer mismo, el vocero del Secretario General de la ONU Ban Ki-Moon, reconoció en una rueda de prensa que el Secretario General ha estado consultando con los gobiernos de Turquía y de Líbano sobre los preparativos para enfrentar la salida de refugiados en masa que se espera salgan de Siria "en caso de que" caiga el gobierno de Assad.