Londres usa la reunión de "Amigos de Siria" para intensificar la campaña contra Rusia y China

28 de febrero de 2012

28 de febrero de 2012 — El resultado formal de la reunión de "Amigos de Siria" celebrada en Túnez el 24 de febrero no pudo cumplir el deseo londinense de derrocar inmediatamente a Assad en Siria, dando armas y reconociendo al Consejo Nacional Sirio (CNS) que está vinculado a al-Qaeda, como "el representante legítimo" del pueblo sirio, e imponiendo el cambio de régimen mediante "corredores humanitarios" protegidos por fuerzas armadas extranjeras. Sin embargo, sigue a todo vapor el verdadero objetivo británico subyaciente de utilizar a Siria e Irán para lanzar una Tercera Guerra Mundial que tiene como objetivo a Rusia y China.

El Secretario de Relaciones Exteriores británico William Hague, en una reunión previa a la junta de Túnez, amenazó a Rusia y China: "Es muy importante que Moscú y Beijing reevalúen su posición" ya que Siria continúa deslizándose "hacia un mayor caos y derramamiento de sangre". Denunció a Assad por ser un "régimen criminal"y dijo que Gran Bretaña se va a mover para reconocer al CNS. "Nosotros los vamos a tratar y reconocer ahora como un representante legítimo del pueblo sirio" la formulación exacta que se adoptó al día siguiente en la reunión de Túnez.

Los agentes sauditas de Gran Bretaña organizaron la montonera en contra de Rusia, donde el rey saudí Abdullah le dijo al presidente Medvédev durante una conversación telefónica que no había nada que discutir. "Los amigos rusos debieron haberse coordinado con los árabes antes de que Rusia usara su derecho de veto en el Consejo de Seguridad. Ahora, no tiene sentido ningún dialogo sobre lo que sucedió", dijo Abdullah según el noticiero DP. El artículo agrega que el Sheik Saleh Luhaidan, ex presidente del Consejo Judicial Supremo de Arabia Saudita, hizo un llamado a los productores petroleros del Golfo para que dejen de venderle petróleo a Rusia y China.