La separación de la banca especulativa de la comercial está a discusión ahora en Francia y Alemania

24 de marzo de 2012

23 de marzo de 2012 — Aparentemente con la influencia de la campaña a favoar de la ley Glass-Steagall que le ha ganado un amplio apoyo a Jacques Cheminade, y le aseguro las firmas necesarias para su candidatura, otros 8 candidatos presidenciales en Francia han puesto, de un modo u otro, el asunto de la separación de los bancos especulativos de los comerciales dentro de sus programas electorales. Sin embargo, Cheminade es el único, hasta ahora, en pronunciase por la ley Glass Steagall original. El presidente en funciones, Nicolás Sarkozy es el único que no tiene dentro de su programa esa separación.

Y en Alemania, en donde el gobierno de Ángela Merkel se rehúsa a discutir el asunto de la separación, su propio partido, los demócratas cristianos, han establecido un grupo de trabajo dirigido por el vocero de la política financiera, Klaus-Peter Flosbach , para examinar el asunto. La oposición, los verdes y los socialdemócratas han hecho un llamado para establecer una comisión gubernamental modelada en la comisión Volcker de los Estados Unidos y en la comisión Vicker del Reino Unido, y los socialdemócratas han introducido una indagatoria parlamentaria a principios de Febrero a la cual el gobierno ha respondido ahora.

Por lo pronto el gobierno alemán no tiene intenciones de introducir una legislación modelada en la de Dood-Frank ni de Vicker, argumentando que el enfoque Glass-Steagall no hubiera evitado el colapso de Lehman Brothers, etc. como lo dice en su respuesta a la consulta parlamentaria de la oposición. La indagatoria del PSD hace una breve introducción sobre la ley Glass-Steagall original y sobre su derogación, pero luego habla más a favor de la Dodd-Frank (o de las reglas de Volcker) y el enfoque del anillo de contención de Vicker, en su catalogo de 44 preguntas.

El grupo parlamentaria del PSD estableció un grupo de trabajo sobre el asunto en diciembre, al cual invitó para que les hablara sobre el asunto, entre otros expertos a Andrew Wignall de la OCDE, quien ha venido proponiendo un enfoque de anillo de contención para toda Europa. Esas audiencias prepararon la indagatoria que fue presentada en febrero.

En su respuesta el gobierno califica al modelo de anillo de contención como una "idea interesante" pero señala que se tiene que tomar un "enfoque especifico para cada país", el cual para Alemania implica que si se introdujera la separación de bancos, "los bancos podrían enfrentar dificultades en el refinanciamiento de corto plazo", en lo cual el gobierno no quiere intervenir.

El gobierno alega, además, que el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas en Alemania se hace predominantemente por bancos de ahorro y préstamo de los cuales dice que ya tienen medidas de protección aplicadas y que por lo tanto no son necesarias medidas regulatorias adicionales. Sobre la comisión nacional como la de EU y la del Reino Unido, que el SPD pide que sean establecidas en Alemania, el gobierno señala que no tendría sentido, ya que ya existe una comisión a nivel de la Unión Europea buscando las opciones regulatorias.