Cada vez más voces en defensa de la Constitución alemana en contra del pacto fiscal de la UE

30 de marzo de 2012

30 de marzo de 2012 — La lucha por los principios fundamentales de la Constitución alemana (Grundgesetz) está escalando en contra del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM por siglas en inglés) y la unión fiscal acordada recientemente para imponer la austeridad generalizada a fin de seguir con los rescates bancarios. La semana pasada, Helga Zepp-LaRouche hizo un llamado a favor de un referendo sobre estas materias para parar la dictadura supranacional y en defensa de la soberanía, antes de que sea demasiado tarde.

A continuación un resumen de los últimos acontecimientos:

Según las conclusiones del Ministro de Finanzas de Alemania y el servicio científico del Parlamento, que se publicaron ayer en el periódico Süddeutsche Zeitung, el Pacto Fiscal, una vez que se apruebe, no se puede cancelar unilateralmente, una razón más para parar esta locura junto con su gemelo del mal, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM por siglas en inglés) para seguir con el rescate hiperinflacionario de la banca insolvente. El periódico informa cómo Stefan Kampeter, Secretario de Estado del Ministerio Federal de Hacienda, respondió a una pregunta sobre esta materia: "No se incluye en el tratado sobre Estabilidad, Coordinación y Manejo de la Unión Monetaria y Económica el derecho a cancelarlo". El que preguntó fue el vocero de la organización "Die Linke" en la Comisión Europea del Bundestag, Alexander Ulrich. Ulrich replicó, que con el Pacto Fiscal, "se recortan, de hecho para toda la eternidad, los derechos democráticos del Parlamento. Esto no está incluido en la Grundgesetz". No hay más detalles sobre la denuncia que se centra en el argumento de que en un tratado internacional, esto ya no se puede cambiar. Por supuesto que los tratados internacionales se pueden cambiar, si dejan de existir las precondiciones fundamentales, pero el punto que debemos subrayar es que estamos entrando a un estado dictatorial, sin ley.

Heribert Prantl, editor y columnista de temas sociales de Súddeutsche, escribió en su comentario que el Pacto Fiscal, es un tratado legalmente obligatorio que elimina los derechos sobre decisiones presupuestales del Parlamento, que es su jurisdicción central. "La Grundgesetz no está hecha para esto. Tiene que haber una nueva ley enmendada, por medio de un referendo o una decisión fundamental de la Corte Constitucional Federal".

En un simposio reciente en Oxford sobre temas constitucionales se destacó la importancia de la Corte Federal como guardiana de la Constitución alemana, según el informe de hoy en el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung. El juez Peter Huber de la Corte Constitucional Federal defendió la jurisdicción de la corte en esta materia en contra de los colegas británicos y griegos. Dijo que no se puede juzgar la Grundgesetz con los estándares británicos. El informe del FAZ señala: desde una perspectiva alemana, la democracia no es un "principio abstracto" sino que tiene "consecuencias procedimentales concretas" y no se puede "vaciar". Se recalcó que en otros países dichas decisiones no se presentan o no se pueden presentar ante sus cortes constitucionales, "si no existe una Constitución escrita en lo absoluto". FAZ calificó el sistema británico de "pragmático" con experiencia de varios siglos de "jugar un juego institucional". Esto contrasta con la "tradición constitucional más joven alemana" que solo se puede entender en el contexto de los "rompimientos en la historia de Alemania" (una curiosa forma de decir: ustedes insisten en una democracia, dándonos clases sobre el tema, ¿y qué con ustedes?)

Sin embargo, para realmente defender la Constitución se necesita que todos los ciudadanos luchen por ella, ahora.