Amenaza Obama con cambio de régimen en Corea del Norte

3 de abril de 2012

2 de abril de 2012 — El escrito de Leslie Gelb, presidente emérito del Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York, publicado en The Daily Beast, proporciona aún más evidencias de porque el presidente Obama debe ser destituido constitucionalmente de su puesto sin mayor dilación, antes de que se las arregle para detonar una guerra termonuclear. La actual crisis alrededor de los planes de Corea del Norte de lanzar un satélite a mediados de abril, la empeoró el propio Obama cuando estaba en Seúl para la Cumbre sobre Seguridad Nuclear, en donde después de amenazar con nuevas sanciones y aislamiento diplomático si seguían adelante con el lanzamiento, declaró que Corea del Norte y Corea del Sur eran "un solo pueblo".

Gelb señala que para la mayoría de nosotros, eso no quiere decir nada, pero para el régimen de Pyongyang "debe sonar como a un compromiso de parte de Estados Unidos para destruir Corea del Norte y reunificar la península bajo el gobierno de Corea del Sur y de los norteamericanos". En otras palabras, como lo recalcó un escritor chino esta semana, de hecho Obama amenazó con una cambio de régimen, algo que los norcoreanos ven como una amenaza existencial, lo cual los convence de que no deben retroceder.

Por otro lado, algo que contribuye al hecho de que los norcoreanos no pueden retroceder, es el hecho de que —como le confiaron a EIR fuentes fidedignas de Washington— el lanzamiento del satélite, que se hará en honor del aniversario centenario del nacimiento de Kim Il Sung, estaba ordenado en el la ultima voluntad y testamento de Kim Jong Il y es visto como una obligación sagrada en el país.

Gelb señala también que Estados Unidos ya sabía desde hace tiempo de los planes para el lanzamiento y le habían dicho a Corea del Norte desde el 29 de febrero que no prosiguieran con el, pero no fue impedimento para que Estados Unidos avanzara con el acuerdo al que llegó con los norcoreanos para proporcionar alimentos a cambio de la promesa de suspensión del programa nuclear. Ahora ambos lados se han colocado en una posición en que no están dispuestos a retroceder.

Pero al igual que Irán, Corea del Norte ha sido muy explicita en como poder salir del estancamiento. Según Gelb, esto es lo que los norcoreanos han venido diciendo a Estados Unidos: "Nos proponemos conservar nuestras armas nucleares por algún tiempo, hasta que nos sintamos seguros de sus amenazas. Nosotros vemos estas pláticas como un proceso que puede tomar una o dos décadas. En ese lapso nosotros podríamos ceder nuestras plantas de procesamiento de plutonio, pero mantener las nuevas instalaciones de procesamiento de uranio. Nosotros podríamos incluso identificar nuestras capacidades nucleares y quizá reducirlas de algún modo. Por supuesto, esto sería a cambio de algunos bienes norteamericanos no especificados".

Por mas difícil que le parezca de aceptar a la administración en Washington, Gelb parece pensar que eso es lo que pasará, se admita o no. La guerra podría resultar no tanto de la postura de machos de ambos lados que Gelb describe, sino de las acciones del demente presidente controlado por los británicos que ocupa la Casa Blanca, que es la razón por la cual debe ser destituido antes de que llegue al punto de oprimir el botón nuclear.