La histeria "satelital" japonesa ahora incluye movilización de defensa civil

6 de abril de 2012

6 de abril de 2012 —Además del extenso despliegue militar japonés, dirigido por el gobierno de Obama, para derribar el cohete satelital de Corea del Norte o los posibles escombros, si es que el cohete norcoreano se aproxima a territorio japonés, Japón ahora ha declarado a la nación en estado de alerta de emergencia que nunca antes se había usado ante situaciones de seguridad. Se usará el sistema de mensajes de emergencia vía satélite, llamado J-Alert, para informar a la población sobre la posibilidad de peligro"extremadamente improbable" para los ciudadanos, a raíz del lanzamiento. El sistema se ha usado para alertar a las comunidades locales en cuestión de segundos sobre terremotos o tsunamis y ha estado en servicio desde el 2007.

En las televisoras se muestra cómo se están descargado en el puerto de Okinawa los emplazamientos de misiles de defensa terminal Patriot-3, en tanto que se dice que hay diez instalaciones rodeando a Tokio. Se van a colocar estratégicamente tres destructores Aegis en el Mar de Japón y el Mar del Este de China, protegidos por pares de aviones de combate F-15 que los protejan en contra de incursiones chinas o rusas. Los sistemas de comando y control de los Aegis están vinculados a las plataformas de observación vía satélite de EU, y portan interceptores Standard Missile 3 (SM-3), cohetes de varias etapas de alto poder con un rango de más de 500 millas y un alcance lo suficientemente elevado como para derribar satélites en órbita terrestre baja. En pruebas controladas los SM-3 han tenido más éxitos que fracasos, según los reportes publicados, y representan una amenaza potencial al arsenal de contraataque de China.

Hasta el momento, el gobierno japonés no ha repartido cascos entre la población, aunque se informa que el gobierno del Presidente Aquino en Filipinas le ha estado aconsejando a su población que se ponga cascos.