En EU Blair promueve la guerra en tanto que en su país sigue bajo ataque por sus mentiras sobre Irak

20 de abril de 2012

20 de abril de 2012 — El 5 de abril durante una entrevista conducida por Mark Austin en ITV, Tony Blair evitó cuidadosamente promover públicamente una intervención militar en Siria, a la vez que no hizo más que promoverla al decir, "yo creo que debemos mantener abiertas todas las opciones".

Mark Austin: Si fuera usted el primer ministro ahora, ¿procuraría involucrarse en Siria? ¿Intervenir militarmente en Siria?

Tony Blair: Tenemos que tratar cada caso según sus méritos y según sus propias circunstancias. Así que, yo pienso que Siria de nuevo es un caso diferente, pero habiendo dicho esto, debemos entender siempre que si no estamos activos en esta situación y simplemente permitimos que se desarrolle, en este caso como Assad quiere que se desarrolle en Siria, sabemos lo que va a suceder.

Ya han muerto miles de personas y muchos miles más van a morir. Así que estas son decisiones, cuando se interviene, siempre es importante reconocer que si se interviene va a haber consecuencias, algunas de las cuales serán impredecibles y adversas, y si no se interviene, las consecuencias realmente son más predecibles y probablemente también muy adversas.

Mark Austin: ¿Suena como si usted estuviera pensando en que se necesita hacer más?

Tony Blair: Yo creo que el gobierno está haciendo todo lo que puede a estas alturas en este momento, pero yo creo que debemos mantener abiertas todas las opciones. En particular, lo que es muy importante es que continuemos enviando mensajes muy fuertes a Assad y al régimen sirio en el sentido de que no pueden simplemente arrollar a la población y después nosotros solo vamos a decir, esta bien, simplemente olvidémoslo. No, vamos a estar presentes y activos en apoyo de la población siria que quiere libertad y quiere tener la oportunidad de elegir su gobierno.

Aunque en este momento Blair no ha hecho públicos su itinerario ni programa ahora que se encuentra en Estados Unidos, es bastante sabido que pudiera estar actuando a nombre de la reina como lo hizo en el caso de la guerra contra Irak. El lunes, habló ante el Foro Filantrópico Global en Washington, DC. El martes en la mañana se le vio tomando café con el senador John Kerry en el pasillo del Hotel Fairmont. El martes en la tarde, Blair recibió el Premio Estadista Internacional del World Affairs Council en Filadelfia. Ahora está programado para hablar en la conferencia de dos días de la Conferencia de Líderes Mundiales, en West Palm Beach, Florida, que empezó el miércoles en la tarde.

Mientras tanto, en el Reino Unidos, la Oficina del Exterior está tratando de suprimir la decisión de revelar los detalles de la conversación entre Tony Blair y George Bush, que Clare Short, ex secretaria de Desarrollo Internacional del Partido Laborista dijo que es "fantásticamente importante para el pueblo de Gran Bretaña y para los registros históricos". Short dijo en un tribunal para recabar información que Blair y sus cercanos asesores tergiversaron la posición francesa sobre la necesidad de una nueva resolución de la ONU respaldando la guerra. "Los franceses volvieron imposible una segunda resolución, ese es el cuento. Eso fue claramente, deliberadamente, una tergiversación de la posición francesa" dijo Short. El tribunal escuchó que Blair había alegado que en una entrevista televisiva del presidente francés, Jacques Chirac del 10 de marzo del 2003, éste había dicho que Francia vetaría cualquier nueva resolución de la ONU que respaldara la guerra. Esto le permitió a Blair alegar ante su gabinete, parlamento y población británica, que el Reino Unido tendría que irse a la guerra sin un respaldo mayor de la ONU debido a la oposición francesa a una segunda resolución. El tribunal escuchó que lo que Chirac realmente había dicho era que Francia rechazaría una nueva resolución a favor de la guerra en ese momento en particular, debido a que no se le había dado el tiempo suficiente a los inspectores sobre armas de la ONU para llevar a cabo su misión en Irak.

En un pasaje que el primer ministro británico pasó por alto, Chirac dijo: "Le corresponde al Consejo de Seguridad, y solo a ellos decidir el momento apropiado para hacerlo. Pero en ese caso, por supuesto, desgraciadamente, la guerra se volvería inevitable. Hoy no lo es". Short le dijo al tribunal: "es mi percepción que sin la tergiversación de la posición francesa, se hubiera vuelto insostenible la posición del primer ministro".

Short hizo su presentación a nombre de Stephen Plowden, un particular quien presentó la solicitud inicial en base a la libertad de información y está exigiendo que se revele el registro completo de la conversación de marzo del 2003 entre Blair y Bush.

El comisionado sobre información ha descrito el material que el dice se debe revelar como el registro de "una conversación clave entre el señor Blair y el presidente Bush en relación a una decisión sobre política exterior de magnitud casi sin paralelo".