Parlamento italiano aprueba introducir en la Constitución un freno al endeudamiento

20 de abril de 2012

19 de abril de 2012 — El pasado 18 del presente, se introdujo en la Constitución italiana un freno al endeudamiento, luego de la aprobación por votación en el Senado italiano, como lo dicta la Unión Europea (UE) y el Banco Central Europeo (BCE). Como se temía que no se alcanzaran las dos terceras partes que se necesitaban para evitar un referendo, el primer ministro Mario Monti personalmente decidió participar en la votación. Al final lograron alcanzar las dos terceras partes de mayoría más 24 votos más.

Los partidos Lega Nord y el IVD votaron en contra. Tres senadores discreparon de sus grupos: Garavaglia (Lega), Baldassarri (FLI) y Cutrufo (PDL).

Mientras tanto, el primer ministro Monti se vio forzado a corregir las expectativas sobre crecimiento y las cifras presupuestarias. En vez de un déficit cero en el 2013, habrá un decrecimiento de medio punto porcentual. Sin embargo, Monti pudo llegar a esta cifra inventando una milagrosa recuperación que empezará en julio de este año.

A diferencia de esto, el FMI publicó cifras ayer en donde se muestra una caída del PNB del 1.9% para este año y de 0.3% para el próximo año. Es más, un déficit cero solo se alcanzará en el 2017, dice el FMI.

En otras palabras, la austeridad de la era de la Gran Depresión que ha impuesto Monti, ha provocado un baño de sangre social, pero no ha podido alcanzar sus objetivos presupuestales ni siquiera con los registros estadísticos totalmente inflados. Ayer dijo Monti ante los periodistas que "los efectos de la crisis del 2008 se van a sentir por largo tiempo" en Italia pero "la población está reaccionando admirablemente a la solicitud de sacrificios". El 5 de abril, el ex banquero y actual ministro de Industria Corrado Passera dijo "no hay ninguna gran idea para resolver la crisis".