Denuncian terroristas salafistas en Siria. Obama sigue buscando un plan para derrocar a Assad

3 de may de 2012

3 de mayo de 2012 — "¿Es esta la libertad que ellos quieren?" fue lo que gritó un sirio en Idlib, Siria, como se mostró en la Televisora SANA (Agencia Estatal de Noticias), el pasado lunes 30 de abril, luego de que la oposición siria bombardeó dos edificios utilizados por fuerzas de seguridad del gobierno, en donde murieron 20 personas y 100 más resultaros heridas. El hombre estaba junto a una mujer que cargaba un niño con sangre corriéndole por la frente. La cobertura televisiva también mostró un edificio en ruinas y varios carros en los alrededores totalmente destruidos por las explosiones, informó Las Noticias Internacionales de Pakistán.

A pesar de las insistentes mentiras de que la oposición siria no está conectada con Al Qaeda o con los neosalafistas sauditas y qatarís, y demás excusas británicas y de Obama, para continuar con las guerras estilo Libia y los asesinatos de dirigentes de Estados soberanos, está saliendo a la superficie la verdad sobre la naturaleza asesina de los terroristas sirios apoyados por Londres.

El periódico israelí Ha'aretz reportó las declaraciones arrogantes que hielan la sangre de los terroristas:

"Hemos empezado a ser más inteligentes sobre las tácticas y el uso de bombas, porque la gente es demasiado pobre y no tienen suficientes rifles. Simplemente no pueden competir con el Ejército. Así que estamos tratando de enfocarnos en las formas en que podemos combatir" dijo uno de los combatientes contra Assad, quien alegó estar al mando de una unidad miliciana. "Los rebeldes están mejorando en la elaboración de bombas..."

El vocero de las fuerzas rebeldes, controlado desde Londres, el llamado Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, dio a conocer declaraciones jactanciosas en el sentido de que "la mayor parte de los que murieron en Idlib fueron miembros de las fuerzas de seguridad". Los títeres de Londres todavía tienen confianza en que se le puede echar la culpa de la violencia solo al gobierno sirio, mientras el Consejo Nacional Sirio (SNC) y el Ejército Siria Libre siguen presionando para que se declaren zonas de exclusión aéreas, zonas libres, les den artillería pesada y a favor de ataques aéreos contra las fuerzas armadas de Assad.

Desde el viernes 27 de abril, cuando el SNC y los salafistas hicieron estallar la mezquita Zain al-Abideen en Damasco, los terroristas de 'Su Majestad' han asesinado o herido a miles de personas. Ningún grupo se adjudicó la autoría pero la agencia de noticias Reuters, que ha apoyado a los rebeldes sirios en el último año, dijo que el ataque "ocurrió en un sitio cercano al bombazo suicida del 6 de enero que se adjudicó un grupo islámico sunnita contrario a Assad, anteriormente no conocido, que se identifica como Frente al-Nusra". Reuters también informa que las partes de los cuerpos que se recuperaron estaban cubiertos en uniformes del ejército.

El pasado 30 de abril también, en Qudsiya, un suburbio de Damasco estalló una bomba dirigida contra un vehículo militar, de acuerdo al Observatorio.

La ofensiva terrorista continuó toda la noche, de modo que una granada lanzada desde un lanzacohetes dio en el banco central de Damasco, según informó News International, que cita informes de los medios informativos locales que dan cu enta de que "un grupo terrorista armado llevó a cabo otro ataque con cohetes contra una patrulla de policía fuera de un hospital en la zona de Rokn Eddin, donde resultaron heridos cuatro policías. También se reportaron francotiradores rebeldes que disparaban contra soldados sirios".

La ola terrorista es tan intensa que hasta el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, tuvo que hacer un llamado a los rebeldes sirios para que se ajustaran al Plan de Annan de cese al fuego, en vez de sus acostumbradas acusaciones al gobierno sirio por defenderse de esos ataques.

No obstante, el gobierno de Obama sigue con su Plan B para derrocar al Presidente Bashar al-Assad, ahora con el pretexto de que supuestamente el Plan de Annan "fracasó", según informó Josh Rogin, que dirige el blog The Cable en la revista Foreign Policy. No es de sorprender, ya que Obama ha respaldado la política de armar y abastecer a los terroristas sirios a través de sus aliados, Arabia Saudita, Qatar y Turquía. El "fracaso" de la misión de Annan ha sido la política de Obama desde el principio.

No obstante, la misión de Annan continúa su plan de observación programado con los primeros 30 observadores en el terreno, y se contempla que esta semana lleguen más.