La pérdida sufrida por el banco JPMorgan Chase incita los llamados para restablecer ya la ley Glass-Steagall

15 de may de 2012

15 de mayo de 2012 — El anunció que hizo el pasado viernes 11 de mayo Jamie Dimon, director ejecutivo (CEO) del banco JPMorgan Chase, cuando admitió que el banco había perdido 2 mil millones de dólares en apuestas en derivados especulativos en su filial de Londres, dio pábulo a una andanada mayor de llamados en respaldo a las peticiones ya existente para restablecer la ley Glass-Steagall. Una cantidad cada vez mayor de voces se suman a esa demanda, y hay quienes piden que Jamie Damon no solo renuncie a su cargo del JPMC, sino que lo saquen del consejo directivo del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

En un artículo publicado en la revista electrónica de negocios Slate, titulado "Flawed Dimon" (Dimon defectuoso) el ex gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer exigió que se reinstituya la Glass-Steagall y que Dimon renuncie a su puesto en la Reserva Federal de Nueva York. Del mismo modo se pronunció Joe Klein en un artículo de la revista Time titulado "Jamie Dimon's Worst Nightmare" (La peor pesadilla de Jamie Dimon). Klein se refiere a un esquema enrevesado para reglamentar a los bancos elaborado por el ex precandidato presidencial republicano Jon Huntsman (quien ha planteado también la reinstitución de la Glass-Steagall) y luego agrega que el "ex senador de Delaware Ted Kaufman y otros están a favor de un enfoque más directo: una versión actualizada de la ley Glass-Steagall que separa la banca comercial de la banca especulativa, y que mantuvo bajo control las pasiones animales de Wall Street desde la Gran Depresión hasta finales de los 1990, cuando fue sustituida por la desafortunada desregulación de Bill Clinton".

Elizabeth Warren, quien compite por un puesto en el Senado de Estados Unidos contra el actual senador Scott Brown, envió un correo electrónico masivo donde hace un llamado por la Glass-Steagall. Su llamado a sido respaldado plenamente por el Comité de Campaña del Cambio Progresista, que tiene un titular en la página de inicio de su portal electrónico a favor de la reinstitución de la Glass-Steagall y una campaña de firmas a favor de esta.

También el lunes el portal electrónico de la revista Forbes publicó un artículo firmado por la Comisión de la Pequeña Empresa Business titulado "Regresen a la Glass-Steagall", que plantea la derogación de la fraudulenta dizque reforma financiera que promovió Obama y que resultó en la mentada ley Dodd-Frank, y propone en su lugar volver a promulgar la Glass-Steagall. "Pensamos que la ley Dodd-Frank, con sus excesivas 2000 páginas de regulaciones, no ayuda a nuestros problemas estructurales actuales y que debemos de considerar firmemente regresar a la Glass-Steagall. Nuestros mercados de capitales han crecido significativamente durante los últimos 25 años, lo cual reduce la necesidad de que los bancos financien las aventuras riesgosas ya que h ay otros vehículos y estructuras financieras más aptas y a la mano para llenar ese vacío. Pensamos que estos cambios serían magníficos para la pequeña empresa y para la salud de la economía de Estados Unidos".

Incluso desde la misma comunidad financiera, hay un coro creciente que pide el regreso a la Glass-Steagall. La cadena noticiosa árabe Al Jazeera cita a Martin Hennecke, del Grupo Tyche con sede en Hong Kong. En referencia a los $2000 millones que perdió JPMorgan, Hennecke le dijo a Al Jazeera que "No somos muy particularmente aficionados a la industria bancaria de EU, que es como una industria de casino de juego, en especial desde que se repudió la Ley Glass-Steagall. Se necesita implementar la Ley Glass-Steagall de nuevo, porque si no los bancos parece que hacen lo que les da la gana. Si se meten en problemas, consiguen un rescate y si lo hacen bien no les importa si se rompen los límites... La tan denostada banca china que todo mundo prefiere odiar es mucho más segura para invertir que los bancos de EU y de Europa por el mismo motivo".

El diario U.S.A. Today cita a Stanley J.D. Crouch, jefe de inversiones en el fondo Aegis Capital, quien también pide el regreso a la Glass-Steagall. "Un banco tiene que ser un banco. Las inversiones bursátiles son como una roca en una montaña. Siempre hay una avalancha".

En el portal Business Insider, Gary Anderson no solo pide la Glass-Steagall. Pide que se prohiba a los bancos de Estados Unidos que operen en la City de Londres: "Se debe acmopañar a la Glass-Steagall con reglas que prohíban a los bancos [de EU] que operen en Square Mile del Reino Unido [sede del centro financiero de la City of Londres]. El sistema financiero ha perdido mucho dinero ahí. Las apuestas no tienen límites ya que se pueden hipotecar las prendas una y otra vez. Eso no se permite en Wall Street... En Square Mile no hay regulaciones y el Parlamento del Reino Unido no tiene facultades sobre su centro financiero, la cosa más cercana a un Nuevo Orden Mundial que tenemos. Incluso la reina de Inglaterra se inclina al alcalde de Square Mile cuando está entre las murallas de este asentamiento original de la City de Londres"

El ex secretario del Trabajo del gobierno de Bill Clinton, Robert Reich, ha estado promoviendo de manera regular la reinstitución de la Glass-Steagall, y forma parte de una red de demócratas progresistas que están haciendo campaña a favor de la Glass-Steagall que empezó antes de las noticias del viernes sobre el JPMC. Lo que ha catalizado las pérdidas del JPMorgan Chase es el reconocimiento de que no ha cambiado nada, que Obama ha protegido a Wall Street más que ningún otro Presidente antes que él, y que nos encontramos en medio de otro estallido peor que el de 2007-2008.

Esto ha generado un clima preciso para impulsar la aprobación del proyecto HR 1489 que está en espera de eso en la Cámara de Representantes, la propuesta de Glass-Steagall que introdujo la representante demócrata de Ohio, Marcy Kaptur, y que cuanta con más de 50 copatrocinadores de ambos partidos. Lo que es obvio es que la campaña del Comité de Acción Política LaRouche ha entrado en una nueva fase ascendente y que el liderazgo que ha proporcionado es lo que puede ser decisivo en este esfuerzo.