La dictadura anticonstitucional de Obama y Sunstein se basa en la teoría de Carl Schmitt, jurista del Estado nazi

15 de may de 2012

14 de mayo de 2012 — Como se ha informado en otras ocasiones, el mentor de Obama, Cass Sunstein, profesor de derecho en Harvard y en Chicago, escribió en el 2008 un artículo con Adrian Vermeule titulado "Teorías conspirativas", en donde proponen que la rama ejecutiva de Estados Unidos utilice agentes encubiertos para "infiltrar cognitivamente" y contrarrestar a los grupos que ejercen sus derechos establecidos en la Primera Enmienda de la Constitución. Entre las posibles acciones que contemplan estos dos, es que el Gobierno prohíba las teorías conspirativas. Pueden ver estos escritos, en inglés, en http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1084585

Estas medidas de estado policíaco contra la oposición política que la Constitución protege, son solo la punta del iceberg.

En enero del 2011, el coautor de Sunstein en otras obras, Adrian Vermeule, escribió un documento con Eric A. Posner, de la Escuela de Derecho de Chicago, titulado "Desmitificando a Schmitt", en referencia al jurista del Estado nazi Carl Scmitt. Este documento comienza así: "Carl Schmitt es demasiado importante como para dejárselo al especialista de Schmitt". Vermeule cita una declaración de Schmitt en la que dice que "es soberano el que decide en base a la excepción", y luego escribe: "Schmitt creía que las asambleas y legislaturas que hacen constituciones no pueden promulgar leyes sustantivas que gobiernen al ejecutivo durante las emergencias; lo más que pueden especificar los legisladores por adelantado es quien va a ejercer los poderes de emergencia". Y agrega que "Schmitt señalaba que 'el legislador extraordinario [es decir, el Presidente del Reich] puede crear hechos consumados, contrario a la legislación ordinaria. En realidad, especialmente medidas de consecuencia, por ejemplo intervenciones armadas y ejecuciones, que de hecho, ya no se pueden apartar". Y luego: "el 'poder presidencial de acción unilateral' implica que el puede crear un nuevo status quo que restringe la respuesta subsecuente del Congreso, tanto en términos prácticos como porque el Presidente puede utilizar sus poderes de veto para bloquear los intentos legislativos para restaurar el anterior status quo".

Vermeule escribe entonces: "El resultado es que la teoría madisoniana es una pobre descripción de como operan los gobiernos democráticos modernos en momentos de emergencia y en anticipación a las emergencias... El sistema actual, por lo tanto, se describe mejor como supremacía del ejecutivo, que como separación de poderes... Si no obstante la legislatura promulgan reglas para las emergencias, o reglas en general que carecen de la excepciones de emergencia, el ejecutivo debe estar dispuesto a violarlas a fin de salvar a la nación". Lo mismo vale para los tribunales: "El ejecutivo y no los tribunales toma la responsabilidad principal para interpretar la ley". Ver el sitio http://www.law.uchicago.edu/files/file/333-eap-Schmitt.pdf

Vermeule y Posner son absolutamente explícitos en su oposición a la Constitución de Estados Unidos, como también se refleja en el título de otro libro del que los dos son autores, El ejecutivo ilimitado: Después de la república madisoniana.

Todas las medidas anticonstitucionales tomadas por Obama, desde iniciar una guerra contra Libia sin la autorización del Congreso, hasta exigir que la NDAA incluya una disposición que permite la detención por tiempo ilimitado sin juicio de por medio a ciudadanos de Estados Unidos, al asesinato de ciudadanos estadounidenses sin revisión judicial, y su ataque a la Suprema Corte de Estados Unidos, tratándolos como "meramente nueve abogados que no fueron electos", refleja precisamente la teoría de Carl Schmitt como la proclama Vermeule, el coautor con Sunstein.

Todos los argumento plantados por Obama, el Fiscal General Eric Holder y el Secretario de Defensa Leon Panetta, en respaldo de la supremacía del Ejecutivo, vienen de Carl Schmitt por mediación de Sunstein y Vermeule.

Por ejemplo, cuando Leon Panetta dijo en una audiencia ante el Congreso que el Presidente no pediría la autorización del Congreso para lanzar una guerra contra Siria o Irán, declaró que el único poder que tiene el Congreso es el de la cartera. Vermeule escribe en "Desmistificando a Schmitt: "El Congreso mantiene un crudo poder de veto; puede interferir con la creación de leyes del ejecutivo durante las emergencias solo retirándole los fondos y, en efecto, poniéndole un alto a la emergencia".

Cuando tres jueces federales le ordenaron a Eric Holder que presentara una declaración con respecto a la aseveración de Obama de que la Corte Suprema no podía hacer una revisión de la constitucionalidad de su ley de atención médica T-4, puesto que eran solo abogados que no habían sido elegidos, la cuestión que se planteaba era el caso de Marbury vs. Madison, que establece que es "enfáticamente la competencia y el deber del departamento judicial decir cuál es la ley".

Aunque en su respuesta profesaba estar de acuerdo con Marbury, en realidad Holder estaba mintiendo, como se puso de manifiesto en su argumento en el discurso que diera en la Escuela de Derecho de la Universidad del Noroeste, en marzo, en donde defendió el derecho del gobierno a asesinar ciudadanos estadounidenses. En ese discurso dijo que el "debido proceso" no quiere decir "revisión judicial".

Esta perspectiva que se basa en Carl Schmitt, se expresa en su totalidad en el documento que escribió Cass Sunstein en 2005 en el Yale Law Journal, titulado "Más allá de Marbury: Los poderes del Ejecutivo para decir qué es la ley", en donde escribe que "estoy agradecido con Adrian Vermeule por tantas discusiones". En su introducción, Sunstein escribe: "No hay razón para creer que ante una ambigüedad de lo establecido por la ley, el significado de las leyes federales deban ser establecidas por las inclinaciones y la predisposición de los jueces federales. El resultado debe, más bien, depender del compromiso y las creencias del Presidente y quienes trabajan bajo su mando. Mi mayor objetivo en este ensayo es el de reivindicar en la rama del Ejecutivo la autoridad de la interpretación de la ley". Ver http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=839444

Tal como escribiera Carl Schmitt en un artículo que se publicó el 1 de agosto de 1934, titulado, "El líder defiende la ley":

"El líder toma seriamente las lecciones de la historia alemana. Eso le da el derecho y el poder para establecer un nuevo Estado y un orden nuevo. El Líder defiende la ley en virtud de su liderazgo como la autoridad judicial suprema... El Líder verdadero siempre es Juez. En realidad la acción del Líder... no está sujeta a lo judicial, sino más bien, él es el poder judicial supremo... El Líder determina por sí mismo el contenido y el alcance de su curso de acción".