General Cartright: No debemos satanizar a China y necesitamos más diálogo con Rusia sobre la defensa de misiles

16 de may de 2012

15 de mayo — El general retirado James Cartright, que fue hasta septiembre pasado el subjefe del Estado Mayor Conjunto, instó hoy a que Estados Unidos se aleje de la dirección estratégica actual con respecto a China y Rusia, en un discurso durante el almuerzo de la "Joint Warfighting Conference" que se lleva a cabo en Virginia Beach, Virginia.

Durante su discurso de apertura, atacó el trabajo que realiza el Departamento de Defensa sobre el "concepto de batalla aire-mar", un "concepto" que se desarrolla conjuntamente por la Fuerza Aérea y la Armada en ante las medidas "contra la negación de acceso a una zona" adoptadas por algunos países para mantener a las fuerzas estadounidenses fuera de alcance en el caso de un conflicto. Aunque el Pentágono se niega a decir que el concepto está dirigido a China —y en menor medida a Irán— sus defensores fuera del Pentágono no tienen tales restricciones. Cartright simplemente declaró, como una respuesta a esto, "el combate aire-mar es para satanizar a China. Eso no le conviene a nadie".

Durante el período de preguntas y respuestas, EIR le preguntó a Cartright, tomando en cuenta esa idea de combate aire-mar y China, así como las inquietudes que han expresado los rusos en los últimos días sobre la política de defensa antimisiles de Estados Unidos en Europa, ¿no deberíamos reconsiderar nuestra estrategia hacia Rusia y China antes de entrar en un conflicto estratégico con ellos? Cartright respondió, explicando primero las dos preocupaciones que le han manifestado los rusos con quienes ha estado en diálogo. Una de esas preocupaciones es sobre la posibilidad de que los misiles de defensa de Estados Unidos puedan "alcanzar y tocar" sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM) y por lo tanto alterar el equilibrio de poder que existe actualmente entre Estados Unidos y Rusia. En segundo lugar, dijo que "de hecho, existe el potencial de que se pueda generar un escenario en el cual demos un golpe inesperado, lanzamos un ataque preventivo y luego utilizamos la defensa de misiles para eliminar sus ataques residuales [es decir, un ataque con sus restantes ICBM en represalia—ed]... Vamos a tener que idear como salir de esto. Vamos a tener que averiguar cómo se va a hacer esto".

La segunda preocupación, dijo Cartright, viene de la capacidad que representan los misiles del Bloque IIB Standard que serán instalados en Polonia y Rumania en un par de años; por tanto, "la pregunta es, ¿debemos hacer eso? Tal vez no deberíamos. Yo aún no lo sé. Debe de haber mucho mas diálogo desde hoy y hasta entonces, pero esa es una muy buena pregunta y debemos encontrar una solución".